Publicaciones

Artículos fabricados de leche y tiza

Publicado 23/01/2020

La graduada de la Royal College of Art, Tessa Silva, inventó un material similar a la arcilla hecho de leche desechada en floreros con bulbo y tiza, para fabricar candelabros y manijas de puertas llamadas “Chalk & Cheese”.

La técnica que desarrolló Tessa durante 3 años, considera que la tiza se mezcla a la perfección con un subproducto común de la industria láctea: el exceso de la leche desnatada que se crea en la producción de la mantequilla y crema. En declaraciones de Silva, las proteínas se extraen de la lecha fresca y se combinan con la tiza para producir un material similar al secado al aire o arcilla polimérica. Uno de los primeros pasos, es arrojar a mano o prensar en moldes, sin embargo, estos objetos se crean al extraer el material de los moldes con la ayuda de una embutidora de salchichas.

El excedente de la leche proviene de una granja lechera orgánica ubicada en Surrey, por su parte la tiza es proveniente de una cantera en Hampshire. Para los moldes, la diseñadora usa otro producto de desecho post-industrial en forma de tejido de deadstock. Cuando se seca el material, la superficie recuerda a las piedras u hormigón. La colección Chalk & Cheese la deja expuesta en su mayor parte, a excepción de los tiradores de las puertas que se pintas de distintas formas y con tonalidades azules y óxido. Por sus componentes, el material puede ser compostado con facilidad y utilizarlo como fertilizante cuando ya no se requiera del artículo. Para emplearlo como compost, se necesita remojarse en agua por varias horas para que eventualmente se comience a descomponer y desmoronarse en polvo.

  • ¿Cómo se obtiene el material?

Este material es una especie de versión moderna que en su momento usó como piso en el período Tudor. Se realizó con leche agria caducada, vertiéndose de manera similar al concreto, sólo que el material fue adaptado para que fuese más sólido. Al extraer las proteínas de la leche, hace que el material sea más puro y que su consistencia sea más dura, ocasionando que no se tome mucho tiempo para que se cure o seque a comparación del piso de elche Tudor, que tardaba semanas en fraguar.

No es la primera vez que Tessa trabaja con leche, ya que anteriormente también la utilizó como alternativa plástica en su proyecto de posgrado en el RCA. Para la artista, visualiza al material de particular interés, considerando las controversias asociadas con el consumo de la leche, debido al movimiento del veganismo. Cree que el diseño vegano no sea la única opción a seguir, ya que se debe reevaluar de manera drástica la relación con los animales y de los productos derivado de ellos. Este proyecto está en contra de la agricultura industrial.

Silva transmite sus conocimientos de este método en talleres públicos en asociación con el programa educativo “Store Projects” a través de cursos de diseño de proyecto para los alumnos. Para ella, es importante que los jóvenes tengan la oportunidad de explorar procesos creativos tan diversos, con enfoque en la sostenibilidad.

  • Más sobre Tessa Silva

La creadora tiene su sede en Londres, es graduada del curso MA Design Products en el Royal Colle of Art. Sus técnicas incorporan un foque de diseño dirigido por procesos que emplea la utilización de métodos y técnicas de fabricación innovadoras, para aplicarlos a los materiales. Sus proyectos emergen de una fascinación continua de cultura material del pasado, presente y futuro. Su trabajo a menudo pretende ser un catalizador para el discurso, cambiar las percepciones del mundo material y estimular la exploración creativa de los recursos extraños y disponibles.

Fuente: Dezeen y tessasilva.com