Publicaciones

Botellas que satiriza el uso del plástico

Publicado 07/01/2020

En estos tiempos, la presencia del plástico está en gran parte de los objetos que se utiliza, por mencionar algunos, bolsas, platos, cucharas, tenedores y botellas. En el caso de las últimas mencionadas, la revista francesa y agencia creativa, “Goodmoods”, lanzó una colección de envases cerámicos suaves y de mate, que imitan la forma de las botellas de plástico que sólo se usan una vez.

Los recipientes “Consigne” vienen en 4 formas y en 6 colores como el verde abeto, rojo bengala, blanco merengue y amarillo mimosa. En total, son 12 variaciones de los cuales se pueden utilizar como jarrones, mini garrafones o simplemente como objetos decorativos. Cada pieza rememora la silueta de una botella de plástico, pero fabricada de cerámica de larga duración. Por este motivo, la fundadora de Goodmoods, Julia Rouzaud, describe a la colección como diametralmente opuesta a su contraparte producida en masa.  Rouzaud quería trabajar con componentes completamente naturales. La cerámica de gres es un material intemporal y duradero, las botellas no son porosas, no se astillan y son libres de plomo y cadmio.

Junto con una empresa de cerámica con sede en Provenza desde 1857 y sus artesanos, “Jars Ceramistes”, y con el equipo de Julia, desarrollaron moldes de yeso hechos a manos para cada forma. Se probaron varios modelos para ajustar el equilibrio de la forma, la saturación de colores y curvatura del cuello, y a partir de ese momento la producción tomó 10 pasos y 21 manos diferentes. La mezcla de arcilla incluye la blanca llamada caolín, además de minerales de feldespato. Cuando las mitades se ensamblan, se remueven las costuras para crear la forma de manera perfecta para que pueda ser esmaltada, ya que los esmaltes proporcionan colores terrosos, aunado a acabados mate en polvo, mientras permanecen intensos con sus pigmentos saturados.

  • La sátira de las botellas cerámicas

Al tomarse prestado el lenguaje visual de las botellas de plástico, la idea era realizar una especie de crítica irónica sobre la cultura de éstas, usarlas una vez y tirarlas. El objetivo del proyecto era responder de manera diferente y colorida respecto al tema. Consigne es la segunda colección que lanza la agencia y publicación de Francia.

Fuente: Dezeen