Publicaciones

¿Cansado? Te decimos cómo debe ser una habitación para que descanses mejor

Publicado 12/02/2020

Para lograr un mejor descanso, es importante dormir bien. El principal protagonista para que duermas y descanses de maravilla es la habitación. Te traemos algunos consejos para mejorar tu recámara y descansar de la mejor manera.

Tips para lograr una habitación acogedora

  •  La temperatura.- No debe de ser alta, la temperatura ideal oscila entre los 18 y 22 grados. Tanto el calor como el frío en exceso provocan que te despiertes, alterando el ritmo del sueño y hacen que en las mañanas te levantes con la sensación de que te hubiese pasado un camión encima. Considera que el frío es más saludable a comparación del calor.
  • La humedad.- Debería estar entre el 50 o 70%. La humedad es buena si está en un nivel adecuado para evitar los ambientes secos, porque los sitios resecos dificultan a la respiración. Los aliados para combatir la ausencia de humedad son los humidificadores, aunque se aconseja evitar tener plantas en el cuarto, estas absorben el oxígeno y hasta provocan alergias en algunas personas.
  • La ventilación.- Es vital adquirir el hábito de mantener una renovación del aire en las habitaciones. ¿Cómo se logra? Ventilando diariamente de 5 a 10 minutos y el mejor momento del día para hacerlo es en la mañana, y si está en tus posibilidades ventilar de manera cruzada, ¡mucho mejor! Reducirás la humedad interior. Si hay corrientes fuertes de aire, evítalas y no ventiles la recámara.
  • Aparatos electrónicos.- Las lámparas y focos cercanos a la cama crean campos electromagnéticos que alteran la conciliación del sueño. Lo ideal es alejar estos aparatos y desconectarlos antes de irte a dormir.
  • La iluminación.- Cuanto más oscuro sea el cuarto, será más fácil relajarte y asegurar un buen descanso para estar como nuevo al día siguiente. La luz artificial interfiere demasiado en el sueño, ocasionando que se vuelva menos profundo, provocando que te despiertes frecuentemente. Hay distintos tipos de iluminación y de luz para dar un toque especial a la recámara.
    • La luz ambiental debe ser directa pero suave a la vez para que no sea molesta. Se puede colocar en las mesitas de noche o hasta en la pared a una altura cómoda.
    • La luz de techo es la encargada de iluminar en toda su totalidad a la habitación. Se puede rebajar la intensidad enfocando las lámparas a las zonas de los muebles o de las paredes.
    • La luz concreta es la responsable de iluminar los objetos que se desean destacar como posters, cuadros o libros.
  • El ruido.- El exceso de ruido tiene consecuencias en el sueño además de no poder conciliarlo fácilmente, afecta a la capacidad de alcanzar fases profundas del sueño. El colocar ventanas ayuda a disminuir los ruidos para que predomine el silencio, incluso es una buena inversión.
  • La cama.- Con que sea rígida (no llegar al grado de dureza) y silenciosa es suficiente para un buen descanso. La gran mayoría de expertos coinciden en que la calidad del sueño es gracias a cuando el cabecero está orientado al norte y el pie de la cama hacia el sur. No hay que olvidar de 2 elementos importantes y fundamentales de la cama que merecen la pena en invertir para una mejor calidad: la almohada y el colchón.
  • La almohada.- Es clave para el mantenimiento de la cabeza en una posición natural mientras se duerme. Si duermes normalmente sin almohada, la nuca se va hacia atrás y las vértebras cervicales se oprimen con exceso. Aunque tampoco es recomendable dormir con una almohada gruesa, el efecto es contrario, la cabeza se va hacia delante y las vértebras se ven obligadas a estirarse. ¿Cuál almohada es la mejor entonces? Una baja y no tan blanda, para que mantenga la cabeza alienada con el cuello.
  • El colchón.- Nos ayuda a descansar mejor, pero debe cumplir ciertos requisitos básicos: ser higiénico, sostener el cuerpo para que se adapte a la perfección con la anatomía de la columna vertebral, absorber el sudor y evitar la dispersión del calor.

 Selecciona los colores correctos

Los colores en la mayoría de las veces son el fiel reflejo de los gustos y de la personalidad. Considera bien al escoger las tonalidades del dormitorio. Los colores cálidos y suaves relajan a nuestro sistema, como los marfiles, arenosos y amarillos claros, aunque el azul también es una excelente opción. Evita la mezcla de demasiados colores y texturas, busca la armonización entre cortinas, cojines y armarios.

 Remueve lo que te haga recordar al trabajo

Si cuentas con demasiados libros o papeles, u objetos relacionados al trabajo, atraerán el estrés e incita a pensar en los pendientes, impidiendo que puedas descansar si quieres dormir.

Organiza tu habitación

El orden es sinónimo de descanso visual. Organiza lo mejor posible tu dormitorio, mantén una rutina y que se convierta en un hábito para que no te sea complicado organizarte.  Adquiere un canapé para guardar tus pertenencias y sin que estén a la vista, guárdalas bien. No obstruyas las zonas de paso con ropa, zapatos u otros objetos, sitúa el armario lejos de la puerta y que sea en una esquina.

 Ahora bien, ya conoces el cómo renovar tu dormitorio con estos tips. ¿Qué cambio le harías a tu habitación para que descanses mejor?

Fuente: Vivienda saludable y Mejor con salud