Publicaciones

Casa fresca sin aire acondicionado

Publicado 23/05/2019

Estamos en los meses más calurosos del año, si tienes aire acondicionado es muy tentador encenderlo para refrescarte, pero no lo será la factura de electricidad. Hay varias maneras de mitigar el calor sin afectarte en los bolsillos.

  • Baja las persianas: El 30% del calor que no se desea, entre por las ventanas. Por muy simple que parezca, utilizar persianas reduce hasta un 7% de la factura de electricidad y bajar hasta 10 grados de la temperatura interior. Así evitarás que el hogar se convierta en un pequeño invernadero, en especial en las habitaciones con ventanas orientadas al oeste y sur.
  • Aprovecha las puertas: Cierra las habitaciones en las horas más calurosas y evita que el calor se extienda en la vivienda. Aprovecha los momentos más frescos de la noche abriendo las puertas para que circule el aire por todas las habitaciones.
  • “Tunea” el ventilador: El aire del ventilador en vez de sofocar el calor, tira aire caliente en estas temporadas y sólo ocasiona más calor. Con este ingenioso truco conseguirás la sensación de la brisa marina. Llena un cuenco con hielo y colócalo en anulo frente al ventilador de tal forma que el aire circulará sobre el hielo. La corriente saldrá fresca y más agradable.
  • Cambia las sábanas: Cambiar las sábanas en cualquier estación del año no sólo refresca el cuarto, sino que te mantendrá fresco a ti. Las mantas de franela y polares mantienen el calor, en caso el algodón deja respirar la piel y te mantiene fresco.
  • Programa que las aspas del ventilador giren hacia la izquierda: Aunque no lo creas, ajustar que los ventiladores de techo giren en dirección a la izquierda al sentido contrario de las manecillas del reloj a una mayor velocidad. Se creará una corriente de aire fresco.
  • Controla la temperatura corporal: Si nuestros antepasados pudieron sobrevivir sin aire acondicionado, tú también puedes. Toma bebidas frías y ponte paños frescos en el cuello y las muñecas para bajar la temperatura corporal desde el interior. 
  • Cama a prueba de calor: Usa una manta o ponte una almohadilla de gel frío debajo de la cabeza cuando duermas. Para los pies enfría una bolsa con agua caliente. Aunque suene raro, humedecer ligeramente las sábanas antes de dormir es eficaz para estar fresco.
  • Deja que el aire entre durante las noches: En los meses de verano, las temperaturas bajan en las noches. Aprovecha esto y deja abierto las ventanas antes de dormir. Cuando esté amaneciendo, ciérralas antes de que las temperaturas suban.
  • Olvídate de las luces incandescentes: Quita las lámparas fluorescentes, éstas gastan hasta un 90% de electricidad en generar energía calorífica, se reducirá la factura de luz y el hogar estará fresco.
  • Otras alternativas: Realiza reformas que ayudarán a mantener la temperatura, instala películas aislantes en los cristales, ventanas con aislamiento térmica, toldos como barrera solar y pon plantas grandes.

Fuente: Huffington