Publicaciones

Chukum, material ancestral maya

Publicado 18/06/2019

El Chukum es una antigua técnica y herencia maya que, gracias a las investigaciones de distintos arquitectos, regresó en la arquitectura moderna de Yucatán y se ha convertido en un legado. Es un material natural propio de la arquitectura mexicana, su textura es visualmente cálida y posee pigmentos que van desde las tonalidades arenosas hasta rosados ligeros, se aplica tanto en interiores o exteriores y al combinarlos con las piedras y maderas, los espacios obtienen una mezcla ancestral y moderno.

El chukum se obtiene de la resina de la corteza de los árboles acadia albicans, especie endémica que se encuentra principalmente en la península de Yucatán. Al extraerse es de color rojo oscuro, similar al vino tinto. Los mayas utilizaban esta resina por su fuerte ligamento, plasticidad y fraguado para unir las rocas en esculturas y en edificios como en Chichén Itzá, y para almacenar agua de lluvia y evitar filtraciones en Uxmal, hasta la usaban para fines medicinales en el tratamiento contra las picaduras de serpientes. La madera de este árbol es espinosa y semidura. El proceso del material comienza cuando se hierve dos veces la corteza del árbol con agua para obtener el impermeabilizante.

El origen del chukum proviene de la cultura maya, antiguamente se usaba para la producción de estucos y pinturas que servían como recubrimiento en los depósitos de agua y cisternas, debido a que es un impermeabilizante natural que disminuye los agrietamientos. En la actualidad, se modernizó su función y se emplea para cubrir superficies como techos, muros y pisos, en exteriores se aplica en piscinas y en construcciones arquitectónicas con tendencias modernas.

Además de las propiedades mencionadas, el chukum proporciona un aspecto natural y auténtico. El método de chukum como acabado de construcción vuelve a dar una identidad natural y milenaria a la nueva arquitectura.

Fuente: Urbana Design y Playa carmagazine