Publicaciones

Clásico renovado o clásico moderno

Publicado 12/01/2018

Si te gusta la elegancia del estilo clásico pero no quieres crear un espacio demasiado tradicional, la combinación del estilo clásico con el contemporáneo puede ser la solución que estabas buscando.

Una nueva versión del más antiguo de todos, el clásico. Su vertiente más actual, no de la original, ya que son pocos los que renuevan su casa o local con la versión más pura. El estilo clásico ha evolucionado hacia ambientes más contemporáneos dejando atrás, la pesadez de las telas y las maderas nobles.
Los acabados oscuros y el “horror vacui” que hacía que todo el espacio estuviese recargado, fuese extremadamente opulento.
La decoración clásica apuesta en la actualidad por el contraste entre la claridad de paredes blancas y el mobiliario generalmente oscuro, aunque también se pueden ver espacios totalmente claros tanto por el contenedor como por el contenido. Mantiene formas tradicionales como molduras en paredes, techos y puertas, rodapiés elaborados de altura considerable, mobiliario de líneas más sencillas pero sin perder su esencia conservadora y lo combina con telas de gran calidad, generalmente lisas o con estampados de colores similares que hacen que no destaquen mucho.
También es habitual ver una decoración que mezcla el mobiliario clásico con algunas piezas más modernas, ya sea por su diseño o por su material de acabado. Por ejemplo, los hay que utilizan sillones con estructura de madera labrada y sofás de capitoné rodeando una mesa de centro hecha en cristal. Esta composición da un aire más ligero a la sala y la acerca a estilos más modernos.
En otras ocasiones hay diseñadores que optan por restaurar muebles clásicos dándoles un color llamativo y es con esta mezcla con la que actualizan el estilo  y se alejan del purismo. En otros casos es al contrario, emplean muebles modernos de colores vivos y los mezclan con los clásicos de toda la vida para conseguir el mismo objetivo.
 
Tips para conseguir un decoración clásica renovada:
• Contraste entre la claridad de paredes blancas y el mobiliario generalmente oscuro, aunque también se pueden ver espacios totalmente claros. (Tanto el espacio como el mobiliario)
• Se mantienen las formas tradicionales como las molduras en paredes, techos y puertas, rodapiés de altura considerable.
• Mobiliario de líneas más sencillas de esencia conservadora, se combinan con telas de gran calidad. Lisas o con estampados sutiles de colores suaves que apenas destaquen.
• Mezcla de piezas más modernas a través de su diseño o por su material de acabo. Como el contraste de sofá en capitoné junto a mesas de cristal y brillante metal.
Al momento de elegir las piezas decorativas es conveniente que busques las que tengan carácter tradicional en su estilo y diseño. Por ejemplo si deseas una habitación con aspecto francés puedes conseguir una escultura de una flor de lis.
• Las pinturas en lienzo enmarcado con marcos de estilo tradicional también se pueden utilizar para agregar interés visual a la habitación. Al elegir la iluminación para tu hogar opta por las opciones clásicas como arañas, lámparas de pie y lámparas de mesa.
• Los colores ideales don tonos pastel combinados con el plata, el oro o el bronce, todo dependerá del color que hayas escogido para los muebles. Estos, precisamente, tienen que ser antiguos, con un aspecto renovado pero con formas de antes.
• Se puede dar también un toque de sobriedad aportando unas delicadas cortinas de suave caída a modo de cascada, realizadas en voile, que permitirán un correcto paso de la luz natural. Estas tienen que ser como las de toda la vida, nada de mecanismos innovadores que puedan romper la armonía clásica.