Publicaciones

COCINA LIMPIA MÁS HIGIENE, MÁS SEGURIDAD

Publicado 24/10/2017

La cocina –junto con el baño- es una de las zonas húmedas de la casa, por lo que concentra un mayor número de bacterias y precisa de una higiene más escrupulosa. Además, es el lugar donde se manipulan los alimentos, y una mala higiene puede afectar directamente a nuestra salud y la de nuestra familia. Conocer los puntos críticos de la cocina y saber cómo tratarlos es fundamental para evitar infecciones, por eso debemos tener la cocina siempre en perfecto estado de higiene.

 

Las infecciones e intoxicaciones por alimentos son muy frecuentes y, al contrario de lo que solemos pensar, muchas veces el problema tiene su origen en nuestra propia casa, más concretamente, en la cocina. A continuación te damos los puntos negros que debes vigilar.

 

Trapos.- Evitará contaminaciones teniendo un trapo para cada uso y realiza una limpieza frecuente. Aunque, como truco adicional, te diremos que los estropajos también podemos meterlos en el lavavajillas para limpiarlos.

Fregadero.- Lávate las manos con agua y jabón antes de empezar a cocinar, y siempre que haya probabilidad de contaminación. Si lavas a mano la vajilla, es mejor secarla al aire antes que con un paño que no esté limpio.

Basura.- Siempre bien tapada. Lo mejor es usar un cubo con pedal para no tocarlo con las manos cuando cocinas.

Horno.- Limpia el horno con regularidad, así será mucho más rápido. En el microondas, evite las salpicaduras colocando una tapa y realiza una limpieza del microondas regular.

Lavavajillas.- Límpialo con frecuencia y evita que se acumule suciedad en el filtro. No dejes en su interior los platos y cacharros sucios durante mucho tiempo y utiliza un producto de calidad para su limpieza..

Campana.- Debes limpiarla a fondo al menos una vez al mes. Si tienes un armario encima, no lo use para almacenar comida.

Productos de limpieza.- Asegúrate de que en ningún caso pueden entrar en contacto con la comida y que no sean accesibles para los niños. Respeta escrupulosamente las indicaciones de uso.

Refrigerador y congelador.- Mantenlos muy limpios y evita las acumulaciones de hielo. La temperatura del refrigerador no debe superar los 8 °C. La del congelador debe estar por debajo de -18 °C.

Placa vitrocerámica.- No basta con pasar la bayeta: debes emplear los productos indicados para el tipo de cocina. Cocina siempre los alimentos a temperaturas elevadas. La mayoría de las bacterias no aguantan temperaturas de más de 70 °C.

Tabla de cortar.- Las tablas, así como los paños y las bayetas, son propensas a la contaminación y tienen un elevado riesgo de propagar infecciones. Por eso, debes lavar y secar la tabla cada vez que cortas un alimento diferente y cambiar los paños y las bayetas muy a menudo, así como mantenerlos siempre lo más secos posibles.

 

Aunque la cocina no es un juego, sí es cosa de niños

La cocina es uno de los espacios donde más horas pasan los niños, tanto para comer como para hacer otras actividades mientras sus padres cocinan, planchan, lavan… Pero también es uno de los principales focos de contaminación, y los niños son más susceptibles a los agentes insalubres, puesto que su sistema inmunitario aún no está totalmente desarrollado. Esto les hace más propensos a padecer algún tipo de toxiinfección alimentaria causada por las posibles bacterias con las que pueden entrar en contacto.

Los padres deben, por tanto, enseñar y cumplir unos hábitos de higiene, para que creen unas rutinas de comportamiento en los más pequeños en la cocina. De esta manera los interiorizarán y los mantendrán de adultos.

FUENTE: Hogarmania