Publicaciones

¿Cómo ahorrar en un jardín?

Publicado 01/08/2019

Tener un jardín bien cuidado exige tiempo y significa realizar ciertos gastos, pero si te organizas bien y eliges correctamente las plantas, su ubicación y le das una segunda oportunidad a las cosas que has dejado de utilizar, podrás presumir de un jardín con poco dinero.

Si no tienes ni la más remota idea de cómo conseguir un jardín, no te alarmes, te diremos un par de consejos que te serán útiles.

  • Elige plantas autóctonas

Es muy tentador comprar plantas alóctonas (o sea, plantas que no son originarias de la zona) por su rareza, sus colores llamativos y por su gran valor ornamental, aunque, ¿pueden vivir con el clima de la ciudad? Algunas de seguro sí, pero para saber cuáles son se tiene que hacer un pequeño trabajo investigativo buscando información. Lo ideal es adquirir plantas autóctonas, estas especies resisten mejor a las enfermedades, a las plagas y a los periodos de sequías, lluvias, temperaturas altas, al viento, etc. Probablemente no te gusten demasiado, pero si quieres ahorrar dinero y tiempo, son la mejor opción. Si compras una planta que no es adecuada para el clima en donde vives, tendrás que estar al pendiente de ella: que no le falte agua, que las plagas no la afecten, y que no pase por demasiado calor o frío.

¿No te gustaría estar en el jardín y pasar un rato? Pasa un momento agradable con tus amigos o con tus mascotas. Si cultivas plantas delicadas, tendrás menos tiempo para realizar todo eso, y tus gastos serán mayores.

  • Alfombra de plantas en vez de césped

El césped es una maravilla, permite tumbarte y hacer picnics. Para tenerlo perfecto o casi perfecto, conlleva tiempo y hasta gastos de dinero como insecticidas para las plagas, cortacésped, abonos y agua. El líquido es muy apreciado y limitado, en especial en las regiones donde no llueve mucho. Su biodiversidad es menor a la que se encuentra en un área donde coexisten diferentes especies de plantas.

Si deseas un jardín bajo mantenimiento y que esté vivo, es recomendable decantarse por hierbas que produzcan flores con colores vivos y que resistan a las pisadas.

  • Agrupa las plantas de acuerdo a sus necesidades

Puede verse bonito colocar un cactus junto con coníferas, aunque no se recomienda ya que las necesidades del uno del otro son distintas, los cactus requieren que la tierra tenga un excelente drenaje, estar en el sol y recibir riegos moderados en verano y escasos en invierno, las coníferas necesitan de suelos fértiles y recibir agua regularmente durante todo el año. Agrupar las plantas es una manera de ahorrar agua y de tener un sistema de riego más eficiente y también controlarás los gastos.

  • Haz tus propios abonos

Aparte del agua, las plantas requieren de “comida”, es decir, abono para que estén sanas. Ningún ser vivo puede vivir únicamente teniendo la sed saciada, el cuerpo precisa de nutrientes que el líquido no tiene o si las posee, son en poca cantidad. En los viveros y tiendas especializadas en jardinería hay abonos listos para usar, la mayoría contienen químicos que, si se aplican mal, son perjudiciales para las plantas y al medio ambiente. Si está en tus posibilidades, haz tú mismo los abonos. No es difícil, en la cocina encontrarás lo que necesitas como cáscaras de plátano o de huevo, pero si quieres algo más elaborado y nutritivo, aprovecha los deshechos del jardín como los restos de poda y ciertos alimentos.

  • Cultiva parte de tu comida

Los macetohuertos y los huertos deberían forma parte de todas las familias. Son una excelente manera de tener y gozar de una buena salud mientras se aprende a cultivar plantas y ahorrar dinero. Ir al supermercado es rápido y nos ahorra tiempo. Independientemente del tamaño de tu jardín, es interesante reservar algún área para cultivar plantas comestibles como tomates, berenjenas, pepinos y lechugas. Cuidándolas con abonos y remedios naturales contra plagas tendrás deliciosos cultivos.

  • Lámparas solares en el jardín

Para estar más tiempo en el jardín o realizar reuniones familiares, instala lámparas solares. Hoy en día en el mercado hay una amplia gama de modelos, desde las de uso decorativo, funcionales y las que se usan para iluminar una zona. Debes ponerlas en sitios donde estén expuestas a la luz del sol directamente para que cuando anochezca, veas al jardín con otros ojos.

  • Evita las hierbas silvestres

Te recomendamos poner una malla antihierbas o si el jardín ya está hecho, evita estas malas hierbas colocando la malla alrededor de las plantas gravas, greda volcánica o similares. Tendrá un aspecto bonito y la tierra se mantendrá húmeda por más tiempo.

Fuente: Jardinería On