Publicaciones

¿Cómo cuidar la tapicería del sofá?

Publicado 28/10/2019

El sofá es uno de los mobiliarios que más se valoran en la sala de estar por la comodidad que ofrece. La inversión del mueble se complementa con el cuidado y mantenimiento de éste ya que puede sufrir por su uso frecuente. Al adquirirlo, es recomendable que sea nuevo y fabricado con materiales resistentes y fáciles de mantener.

Cuando se mancha el sofá, es importante eliminarla inmediatamente. No obstante, el proceso a seguir está siempre en relación con las características de la zona a tratar. Guardar el instructivo del mueble en un sitio seguro para que lo puedas volver a leerlo cuando requieras información sobre los cuidados de la tapicería del mobiliario. La cuestión es, ¿cómo cuidar el tapizado del sofá?

  • Ubicación del sofá

De los aspectos a tener en cuenta al elegir el mueble es la ubicación que tendrá en la casa. Una imagen no sólo se describe a partir de la distribución del mobiliario, sino igual de la atención de otros aspectos que pueden condicionar la decisión de situar el mueble en un lugar determinado. Por ejemplo, si el sofá es vulnerable ante el contacto del calor, es conveniente alejarlo de radiadores o de las ventanas donde entra los rayos solares.

  • Aspirar el sofá

Es de las rutinas de cuidado y mantenimiento primordiales. Aspirarlo es una rutina necesaria para eliminar el polvo que se acumulan en la superficie del mueble. Esta labor debe realizarse sin prisas para realizarla en profundidad. Los aspiradores tienen accesorios que se utilizan para su uso correspondiente. El aspirado ayuda a conservar la tapicería del sofá, se puede aspirar una vez a la semana. El cuidado del mueble implica a todos los integrantes de la familia, los niños aprenderán a no dañar el mobiliario y a no saltar encima de él.

Si pierdes los cepillos pequeños del aspirador o quitas los accesorios de la aspiradora, estarás maltratando al sofá. El polvo acumulado crea fricción que con el paso del tiempo desgasta las fibras de la tapicería. Por eso la importancia de aspirar una vez a la semana los tapizados para prolongar su vida útil. Aspira bien el tapizado antes de limpiarlo, si no eliminas la suciedad y el polvo antes, la tapicería podría quemar inclusive aún más sucia de lo que estaba. El aspirado es el “mejor amigo” de la tapicería del sofá.

  • No aplica “más vale tarde que nunca” con las manchas

Con el propósito de proteger y mantener el sofá a largo plazo, muchos optan por utilizar fundas para reforzar el cuidado del mueble de acuerdo a su diseño. El sofá se puede manchar con facilidad por su uso aun si no se derrama líquidos. El objetivo es que la mancha se quede en la funda para luego lavarla. En caso de que se manche el mueble, es necesario actuar de manera rápida antes de la mancha quede fijada en la tela. No hay que entrar en pánico, sino mantener la calma. Lo primero a realizar es absorber el líquido derramado y evitar que se extienda. Utiliza un trapo blanco de algodón que esté limpio y seco. No frotes, esto ocasionaría que la mancha se haga más grande. Una vez que el trapo haya absorbido, actúa en función del tapizado del sofá, no todas las telas requieren del mismo producto o tratamiento. Revisa la etiqueta del fabricante para saber qué productos usar. En caso de que no tenga etiqueta, lo prudente es que lo lleves con un profesional.

  • Cuidados del reposabrazos y de los cojines del asiento y respaldo

El cuidado del reposabrazos también forma parte del cuidado del sofá, aunque su función no es para sentarse, esta zona del mueble se deteriora por el contacto directo del peso. Hay diferentes tipos de brazos de sofás, las cuales puede regular la altura. La mejor manera de cuidar los cojines del asiento y respaldo del sofá es rotarlos cada determinado tiempo, intercambia los que son iguales para distribuir el desgaste de la tapicería. Sácalos una vez cada dos semanas y sacudirlos para eliminar el polvo de las fibras.

Una de las problemáticas habituales y antiestéticos, es la aparición de manchas de diferentes colores en las fundas, cojines y en zonas de la tapicería. Para evitarlas, si la tela del tapizado se puede limpiar con productos específicos para tapizados, cada vez que asees los cojines limpia también las partes fijas para mantener un tono uniforme en todo el mobiliario. Si las fundas de los cojines son aptas para lavarlas en lavadora, ten la precaución de lavarlas del revés con agua fría y de secarlas en la sombra para que no pierdan color. Si se encogen por el lavado, plancha la tela húmeda para estirarla de manera suave. Si el tapizado del mueble se debe limpiar en seco, lleva las fundas a la tintorería, no sólo las que estén manchadas para mantener el color. Cuando suceda una “catástrofe” y se derrama demasiado liquido sobre la tapicería del mueble, lo mejor es acudir a un centro de limpieza profesional. Cabe la posibilidad de que la mancha en el relleno sea de 3 a 4 veces más grandes de lo que se vea en el exterior.

Recuerda cuidar y darle un buen mantenimiento al sofá para que tenga una vida útil prolongada y perdurabilidad.

Fuente: Decorablog y Decorando telas