Publicaciones

¿Cómo empezar a ahorrar en pareja? Te decimos como lograr tus metas financieras en familia

Publicado 18/01/2018

Los expertos indican que un buen comienzo como pareja, en lo que respecta a las finanzas del hogar, es destinar al ahorro entre 10 y 15% de la suma total de sus ingresos. De esa forma, será más fácil lograr las metas que planteen juntos. Otro dato interesante es que de los 35 a los 50 años, es decir, en la edad más productiva de hombres y mujeres, el poder adquisitivo es más alto, de modo que se debe de aprovechar para acumular lo más posible en ese periodo.

El abc del ahorro Crear un plan de ahorro con tu pareja para lograr un objetivo común, como la compra de su casa, es un paso importante. Por ello, te presentamos algunos consejos útiles para que el proceso sea fácil.

1. Establezcan reglas claras Platiquen y establezcan de forma realista lo que pueden lograr en conjunto, esto incluye discutir puntos, como su situación financiera individual, con qué frecuencia van a contribuir con el ahorro (semanal, quincenal mensual), si van a hacerlo en cantidades iguales o si va a ser con base en los ingresos de cada una de las partes, de sus deudas o responsabilidades financieras preexistentes, entre otras cuestiones. Asegúrense de hablar con absoluta transparencia, es imperativo que ambos estén al tanto de las posibles variables que puede afectar su meta.

2. Pongan un objetivo Una vez que hayan establecido las reglas básicas, lo que sigue es calcular la cantidad que planean ahorrar y en qué plazo. Es muy fácil perder la motivación si no existe un objetivo definido. Tendrán que evaluar claramente su situación financiera, ver sus ingresos y gastos y decidir juntos en qué aspectos se pueden dar el lujo de economizar. Analicen en qué están gastando innecesariamente, quizá en suscripciones a servicios de los que pueden prescindir sin mayor problema, cuentas en restaurantes que se pueden reducir. Recortar los gastos hormiga y comenzar a cocinar en casa para llevar al trabajo, no solo beneficiará a su bolsillo, sino también sus momentos de convivencia. No se pongan metas ambiciosas, la tensión económica causa más estragos que beneficios. Sean realistas y cerciórense de que su meta se puede lograr fácilmente, eso hará más sencilla su consecución y los animará a seguir en el proceso.

3. Pongan el plan en acción Cuando hayan establecido todos los parámetros de su plan de ahorro, procedan a la acción. Una buena alternativa es considerar la apertura de una cuenta bancaria conjunta para hacer el seguimiento del dinero que están guardando. Domiciliar el ahorro es una gran idea, ya que con eso se elimina el riesgo de olvidar realizar el depósito. Es una buena táctica para no perderse en el camino. Finalmente, acércate a tu banco para averiguar qué opciones les pueden ofrecer, algunos tienen incentivos de ahorro que les pueden ser de gran utilidad. Haz esa pequeña tarea de investigación y utiliza el plan que mejor se alinee a sus objetivos.

4. Usen una alcancía Sin importar quién es el “gastalón” y quién el ahorrador, pongan algún dinerito en una alcancía que sea de los dos. Este ejercicio además de ayudarlos a ahorrar de verdad (los poquitos y las moneditas hacen una buena lana), los ayuda a comunicarse sobre el dinero, a enfocarse juntos en un objetivo y a compartir una parte de su economía, aunque manejen todo lo demás por separado.

5. Compartan Compartir un auto en lugar de mantener (y gastar un dineral) dos, compartir las tareas administrativas, de limpieza y el cuidado de los niños son muy buenas formas de ahorrar juntos. Compartan la cuenta del restaurante y los gastos de viaje, siempre con buena comunicación y que ambos estén de acuerdo en los porcentajes.

6. Menos salidas Identifiquen cuáles son las salidas que más gastos les generan y traten de ver qué pueden cambiar para salir menos. Por ejemplo, es posible que cada vez que se sienten aburridos o desmotivados, salgan a cenar o a tomar un trago (lo más común es que uno “sonsaque”’ al otro). Intenten hacer un maratón de películas, jugar videojuegos o salir a correr juntos. Prueben otras actividades diferentes y que no impliquen mayor gasto.

7. Por separado Para las fechas importantes (aniversarios, cumpleaños, 14 de febrero, etc), cada uno debe planear sus finanzas: qué vas a regalar, cuánto va a costar y cuánto tiempo falta. Con base en eso, decide cuánto dinero debes ahorrar. Lo mismo con las metas personales. Tener unas finanzas sanas por separado les ayudará mucho a sus finanzas como pareja.

8. En el mismo barco, la misma dirección Es importante que como pareja tengan alineadas sus metas, propósitos y estilo de vida. Esto incluye las finanzas. Si uno desea viajar por el mundo sin un trabajo fijo, mientras que el otro quiere estabilidad y comprar una casita, definitivamente no están en el mismo barco y será un punto constante de conflicto. . Confíen y apóyense uno al otro, la unión hace la fuerza.

FUENTES: Metros cúbicos

Scotiabank