Publicaciones

Comunidad de bambú en Marte

Publicado 13/09/2019

Mucho se ha dicho que Marte es un planeta similar a la Tierra, y los científicos Amir Amzar y Warith Zaki desarrollaron el proyecto llamado “Martian S.O.L- Seed of Life, con el objetivo de buscar nuevas opciones de materiales de construcción tradicional para edificar las primeras comunidades en el “planeta rojo”.

El detonante de que Amir y Warith comenzaron con esta idea fue cuando se cuestionaron cuales materiales podrían ser ligeros para ser transportados a Marte y que crezcan a una masa mayor cuando llegaran. Llegaron a la respuesta de que el bambú tiene la capacidad de soportar condiciones en otros planetas ante las temperaturas extremas sin la necesidad de polinizarse para su reproducción. Cabe la posibilidad de que las plantas crezcan a un mejor ritmo por el abundante dióxido de carbono en la atmósfera de este planeta.

En declaraciones de ambos, tan sólo considerar transportar materiales de construcción a Marte es descabellado, ya que serían muy pesados al salir de la atmósfera de la Tierra y hasta los más livianos costarían mucho por la compensación de volúmenes más altos. Ante esta idea, los arquitectos se propusieron a desarrollar una comunidad en Marte localizado en la parte sur de Elysium Planitia por que los satélites indicaron que había hielo en la superficie del suelo. “Semilla de vida” es un concepto con varios tejidos y estructuras del bambú cosechado y cultivado en el planeta rojo para edificar la primera comunidad por robots. La humanidad hasta la fecha no ha construido nada en otro planeta. Creen que la impresión 3D es una alternativa viable para concretar esto.

  • ¿Cómo se concretaría “Semilla de Vida”?

Se estima que cada casa se construiría en un lapso de 6 años cuando los primeros exploradores aterricen y localicen el hielo subterráneo para que sea la fuente de agua en la primera etapa. Cuando se localice el líquido vital, se enviaría al planeta un hábitat ETFE (polímero resistente al calor) autodesplegable con bambú. Con la ayuda de un taladro se cavaría en el subterráneo del hielo para dar agua al bambú que se estaría cultivando en el interior de la estructura ETFE.

En el momento en que el bambú esté por completo desarrollado en 3 años, los robots agarrarían el bambú de la cámara de crecimiento para posteriormente córtalo y tejerlos alrededor de las estructuras para que el bambú bombee agua y congelarla para crear otra capa protectora para la comunidad.

Comentaron que la humanidad con el paso del tiempo ha sido dominando técnicas para la levantar refugios con madera de bambú, y que este material por sí sola no sobreviviría a las condiciones climatológicas de Marte, al combinarse con otros materiales aunado a la tecnología, su supervivencia sería posible.

Fuente: Archdaily MX y Disup