Publicaciones

¿Conviene tener techos altos?

Publicado 03/05/2019

Cada día son más las personas que deciden por comprarse una casa antigua o reformar una antigua para convertirla en su nuevo hogar. En muchas ocasiones, los techos altos tienen beneficios y te diremos sus ventajas.

  1. Las habitaciones que no sean demasiado espaciosas, este tipo de techos contribuyen a otorgarles más amplitud.
  2. No hay que pasar por alto que los techos se convierten en una excelente herramienta para conseguir darle una elegancia a cualquier estancia.
  3. Otra de las ventajas de los techos altos en la casa es que se pueden aprovechar al máximo para darle forma a ciertos elementos para que resalten. También se puede optar por colocar estanterías altas para colocar libros y decoraciones.
  4. Por regla general, el contar con techos altos, las ventanas lo serán también y es un verdadero acierto. Se podrá aprovechar al máximo la luz natural y contribuirá no solo a la amplitud de cualquier habitación, sino igual a un importante ahorro económico.
  5. Quienes tengan viviendas con techos altos coinciden que esto ayuda a desarrollar decoraciones recargadas. ¿Por qué? Por su altura que ayudan a darles ligereza.
  6. Permiten instalar lámparas de techo mucho más grandes y espectaculares.
  • ¿Es buena idea tener techos altos para el calor?

En la temporada de calor impide que se descanse bien y se recurre al uso de los aires acondicionados. Los techos altos pintados en blanco disminuyen el calor del hogar. Estudios que se realizaron en Estados Unidos se demostró que este tipo de techos constituye un potencial ahorro de energía de hasta el 20 y 70% del consumo anual que se requiere para enfriar el entorno. El aire caliente es menos pesado que el aire frío, y este principio se ve en los globos aerostáticos, así que entre más alto sea el techo, más fresco estará abajo. La desventaja es que en invierno costará trabajo calentar la casa ya que todo el calor se concentrará arriba y en la parte baja habrá frío.

Recuerda la importancia de tener un buen aislamiento, no sólo para el frío sin para el calor también.

Fuente: Living estudio y ciento ochenta grados