Publicaciones

Cuadros sobre el sofá

Publicado 30/03/2017

Elegir los cuadros que van sobre el sofá no es un asunto menor, se pueden hacer muchas composiciones, que dependerán de la pared donde se desee colocarlos. Normalmente, la pared más vacía, en la sala o el comedor, es el espacio donde se suelen colocar los cuadros.

Como sugerencia coloca un cuadro grande y protagonista, pero nunca más ancho que el sofá. Igual de ancho o un poco más corto, pero que no sobresalga por los lados. Si tu sofá es muy grande  no cuelgues un cuadro del mismo ancho porque ocupará demasiada pared y recargará la visión general de la estancia. Tampoco hagas lo contrario: no cuelgues un cuadro muy pequeño en una pared grande, porque quedará fuera de lugar, con las proporciones inadecuadas. Otra opción es un tríptico. Si te decides por ésta, cuelga todas las partes alineadas, pero también puedes jugar con diferentes alturas.

Ahora bien, si lo que quieres es colocar el cuadro sobre un aparador, puedes colocar un cuadro grande, pero procura que no sea más ancho que el mueble. Si tienes un cuadro pequeño que quieres aprovechar busca a ver si puedes encontrar un par más que le haga juego y haz tú mismo un tríptico. Recuerda que la decoración nos permite jugar, practicar, echar a volar la imaginación.

Otra sugerencia es instalar una repisa sobre el sofá, espacio que será ideal para colocar cuadros de diferentes tamaños junto a otros elementos decorativos, como jarrones con plantas, velas, floreros.

Recuerda que no todo es colgar los cuadros pegados en la pared, también se pueden colocar de otras formas, por ejemplo colgarlos de cuerdas. Crean una distribución muy interesante, llena de estilo y personalidad y definitivamente dan a tu espacio un toque diferente y original.