Publicaciones

¿Cuáles materiales son los ideales para muebles exteriores?

Publicado 07/05/2019

Si deseas adquirir muebles de exterior para el jardín, patio y balcón, puede ser un momento ideal para decorar estas zonas de la vivienda. ¿Qué función quieres que cumplan los muebles?, ¿llueve demasiado en dónde vives?, ¿cuentas con el espacio suficiente?

Cuando conozcas tus necesidades, te será más fácil elegir los muebles y el material que lo conforman. Estos tendrás que ver con la durabilidad, calidad y el tipo de cuidado que necesitarán.

  • Madera: Es un material que ofrece calidez y un estilo natural al jardín, aunque no quiere decir que sea el material más fácil de cuidar y el mejor. La madera se puede humedecer rápidamente y dañarse si se deja por tiempo prolongado bajo el sol.  La madera de teca y el cedro son excelentes materiales pero muy costosos. La gran ventaja de este tipo de muebles es que no se calientan a comparación de los de metal. Entre sus cuidados son aplicarles aceites y barnices.
  • Aluminio: Muy común para los muebles exteriores por ser liviano y por ser barato. Podrás escoger entre una variedad de diseños porque es un material de fácil manejo. No pierde color y si vives en un área con demasiado viento o llueve mucho, no son la mejor opción ya que podrían salir volando.
  • Hierro: Considerado el material más fuerte para muebles de exteriores, es pesado y tiene una vida útil prolongada con los debidos cuidados. Sus diseños van desde lo clásico a lo tradicional. Una de las desventajas es que se necesitan pintarse cada determinado tiempo para evitar herrumbre, además de que se calientan fácilmente si hay mucho calor.
  • Mimbre: Típico en los muebles de exterior, aporta textura e interés al jardín. El mimbre sintético resiste mejor a la lluvia y al calor que el mimbre natural. Requerirá de una capa de barniz protector para mantenerse, aunado a que es fácil de limpiar, es cómodo, durable a pesar de que es costoso. Las sillas de mimbre pueden ser bastante grandes, considera el espacio si piensas en adquirir algunas.
  • Acero: Pesado y resistente a las diferentes temporadas del año. La mayoría de los muebles de acero no requieren de ensamblaje, sin embargo, son difíciles de mover. La gran desventaja del material es su precio, es muy caro. También necesitan que se le agreguen capas protectoras para evitar que se oxiden.
  • Plástico: Es barato y se encuentra en cientos de estilos y colores. Su ventaja es que es apilable, así que te ahorrarás espacio. Ciertos plásticos pueden calentarse, inclusive hasta derretirse por el calor. Si te llama la atención la decoración ecológica, muchos de los muebles de plástico son de materiales reciclados.

Fuente: About español