Publicaciones

Cuidados de paredes blancas y lisas

Publicado 21/10/2019

Existen muchas causas para que las paredes blancas de la vivienda no se vean igual que en el primer día. El roce de los muebles y cuadros que fueron cambiados de lugar, restos de pintura o colores de los niños y la humedad que dejan marcas en la pared. Las paredes de este color son como si fueran lienzos, cualquier manchita que se impregne será demasiada visible.

Sigue estos sencillos pasos a seguir sin la necesidad de recurrir a un pintor. Primero despeja la habitación para trabajar cómodamente y haz un listado de lo que necesitarás como un secador, borrador mágico, una espátula, vinagre, bicarbonato, un paño suave, agua y jabón, etc.

  • Despejar la zona: Como ya se mencionó, de los primeros pasos es despejar la zona en la que se va a trabajar. Retira el mobiliario y demás objetos que estén cercanas a la pared, sitúalos en el centro como lo hacen los pintores. De esta forma tendrás mejor movilidad y evitarás accidentes.
  • Retira clavos y pegamentos: ¿Deseas darle otro uso a la habitación?, ¿quieres comenzar desde cero y cambiar por completo la decoración? Aprovecha que moverás todo para realizar la reforma general. Retira los clavos sobre los que se apoyaron las viejas estanterías y los restos de pegamento de doble cara usados para colgar los distintos elementos que decoraban la pared. Recurre al truco del secador para remover los adhesivos, ablándalos con el calor y posteriormente quítalos con la ayuda de la espátula. Luego, rellena los huecos que queden con un poco de masilla. Con estos fáciles consejos dejarás las paredes lisas para comenzar a limpiarlas.
  • Limpia la suciedad superficial: Emplea el borrador mágico para eliminar las manchas de la pared y atacar las zonas donde se acumula la mayor cantidad de suciedad. Realiza movimientos circulares o sigue las instrucciones que el fabricante indique. Conseguirte uno no será difícil, suelen adquirirse en supermercados a precios económicos. Otra opción efectiva para eliminar las marcas de los muebles en las paredes es usar goma de borrar (borrador tradicional que usabas en la escuela), aunque parezca descabellado, los resultados son efectivos con manchas específicas.
  • Limpia con agua y jabón: Después de haber eliminado la suciedad y manchas superficiales con el borrador mágico, completa la limpieza de las paredes usando un paño y una solución jabonosa. Vierte agua templada en un cubo o palangana, agrégale detergente, vinagre blanco y una cucharadita de bicarbonato sódico para blanquear. Humedece el paño en la solución y pásalo por toda la pared, concentrándote en esos lugares donde hayan manchas y marcas difíciles de quitar. Elige un paño suave para evitar dañar la pared y que no suelte mucha pelusa.
  • Seca las paredes: Luego de haber pasado el baño, cerciórate de secar bien la pared para que no haya riesgos de daños. Ventila la habitación y deja que las paredes se sequen al aire. No obstante, se puede acelerar un poco del proceso pasando un paño seco encima de la superficie húmeda.
  • Protege las paredes contra la humedad: La humedad puede ocasionar que las paredes se ensucien sino podrían volverse un foco para el moho. Las paredes de este color en zonas como el baño y la cocina requieren de protección extra contra la humedad. Después de darte una ducha, limpia las paredes y cúbrelas con un repelente de agua. En la cocina, cuida de que la esponja no roce los enchufes y tomas de corriente, considerar que utilizar demasiada agua podría ser riesgoso. En caso de que se requiera limpiar los enchufes frótalos, pero antes apaga el interruptor para que evitar cortos circuitos.
  •  Utiliza agua tibia para eliminar las manchas apenas aparezcan: Apenas veas una mancha en la pared, remuévela con un poco de agua tibia. si la limpias con una esponja con rapidez, en teoría debe de removerse sin problema. Crea el hábito de limpiar las manchas tan pronto hagan acto de presencia para evitar que la humedad y manchas crezcan con el tiempo.

Los materiales son fáciles de conseguir y económicos. El tiempo será la mayor inversión para dejarlas como si fueran nuevas. Haz la limpieza un día que no tengas prisas y pendientes para que puedas trabajar con comodidad y tranquilidad. Con estos consejos ahorrarás dinero en comprar pintura.

Fuente: Bezzia y Wikihow