Publicaciones

Decora con plantas con el Kokedama

Publicado 06/08/2019

El kokedama es una alternativa japonesa para decorar con plantas en el hogar. Seguro habrás visto sobre esto en editoriales sobre decoración, los kokedamas sustituyen a la maceta tradicional por otra viviente en forma de bola recubierta de musgo. Se trata de una técnica novedosa que se ha utilizado en Japón desde hace más de 500 años.

Kokedama se deriva de las palabras Koke (musgo) y dama (bola), es una técnica japonesa que consiste en cultivar plantas utilizando como contenedor una bola compuesta de musgo natural, turba y akadama. El resultado es sorprendentemente estético y muy diferente a lo que está acostumbrado.

  • Descendientes del bonsái

Se dice que la kokedama desciende directamente del bonsái, debido a que ambas técnicas comparten muchas características porque ambas plantas crecen en frondosidad, pero no en tamaño. La kokedama es más fácil de realizar y su mantenimiento es más relajado. A diferencia del bonsái, cualquiera puede hacer su propia bola de musgo en el hogar.

  • ¿Cómo se realiza el kokedama?

Son pocos los materiales imprescindibles para realizar un kokedama: akadama, musgo, turba, hilo de algodón, cuerda y por supuesto, una planta apropiada para este tipo de técnica. El elemento principal para hacer el kokadama es el akadama, arcilla 100% natural que cuando se combina con la turba, ayuda a que la masa sea más plástica y retenga la forma, el agua y los nutrientes. Cuando se tienen todos los materiales, tienes que seguir estos sencillos pasos:

  • Elimina parte de la tierra de la planta agitándola de manera suave para que se desprendan las raíces.
  • Mezcla la akadama con la turba en proporción 1:3. Humedece la mezcla con agua y forma una bola apropiada al tamaño de la planta
  • Crea un pequeño hueco en la bola e introduce las raíces de la planta. Presiona ligeramente para compactar la bola, y asegúrate que las raíces queden bien escondidas. Puedes usar un plástico si te resulta más sencillo.
  • Coloca el musgo extendido sobre la mesa de trabajo con la tierra hacia arriba. Pon la bola encima y cúbrela con musgo (se puede utilizar distintos tipos de musgo tanto naturales y artificiales)
  • Sujeta con el hilo de algodón el musgo, dándole vueltas a la bola y haciendo pequeños nudos. Usa cuerdas de colores que contrasten con el color del musgo por si quieres un conjunto más llamativo.

 

  • ¿Cuáles son las plantas apropiadas para el kokedama?

Quienes trabajan esta técnica, recomienda que se usen plantan con las mismas necesidades que el musgo, además de plantas que se adapten a la perfección a las condiciones de semisombra y que necesiten de un nivel de humedad alto como el musgo natural que facilitará su cuidado a la larga.

Las plantas de cintas, hiedras, suculentas y helechos viven bien en condiciones de semisombra y son las que mejor se adaptan. Hay otras plantas que quedan hermosas en el kokedama, como el ficus ginseng, echeveria, crotón, asplenium, chamaerops, humilis, pilea peperomioides, etc. Crecen relativamente lentas, una de las condiciones importantes en la creación del kokedama. De esta manera, las raíces tardan en salir al exterior y la estética de la planta se mantendrá por mayor tiempo.

  • ¿Cuál es el mantenimiento del kokedama?

Su mantenimiento no tiene complicaciones, sólo se necesita de humedad y luz. Se deben regar por inmersión, sumergiendo la bola en un cubo con agua para que absorba el líquido por unos minutos. Lo ideal es dejarla escurrir sobre una rejilla antes de colocarla de nueva cuenta a su sitio.

Con frecuencia, agrega agua al abono líquido para que no le falte nutrientes a la planta. Es necesario pulverizar la bola entre los riegos para conservar el musgo en buen estado, en especial durante el verano. La frecuencia con la que debe repetirse estos pasos dependerán del tipo de planta. Retirar las hojas secas hará que la planta no mal gaste energía en tratar de mantenerlas.

  • ¿Cómo se presenta el kokedama?

Existen 2 presentaciones del kokedama. Una de ellas es colgarlas en el techo o en algún soporte de alguna pared. Es un método que resulta demasiado práctico en espacios pequeños y no malgastar espacio útil.

La segunda presentación es más tradicional, se trata de colocar el kokedama sobre algún soporte con la finalidad de que no estropee ni ensucie los muebles. Se recomienda emplear un plato o cuenco artesanal que no cubra más de la mitad de la bola de musgo.

  • Beneficios del kokedama

No ocupan mucho espacio, son terapéuticas y son idóneas para interiores pequeños como pisos y departamentos. Como cualquier otra planta, purifican el ambiente, reduce el estrés y levanta el ánimo. No se requieren de macetas, se parece más a un ritual que a un ejercicio de jardinería.

Fuente: Bezzia y Bioguía