Publicaciones

Decoración persa  

Publicado 05/04/2017

La decoración persa deja escapar grandes dosis de sensualidad, misterio y romance, es un estilo realmente exótico. Si esta decoración te llama la atención entonces manos a la obra. Con este estilo siempre intenta emular un ambiente lleno de joyas, colores terrosos y muy finos materiales. Para lograr este ambiente es necesario conjugar ciertos elementos como los colores, que son todos parecidos a las joyas, de esta forma podemos utilizar un rojo rubí, verde esmeralda, zafiro azul, amarillo oro y dorados, pasando igualmente por los “colores silvestres” que son burdeos, azul marino y marfil; para los metales queda bien cobre claro y bronce. La decoración persa no admite colores vivos ni muy brillantes, porque el objetivo es crear un ambiente de misterio. En cuanto a las telas que se utilicen deben dar un ligero aire a una carpa montada en el desierto, esto crea un ambiente íntimo que puede ser utilizado colgando doseles de las camas, gasas de las ventanas o alrededor de las camas. Estos pabellones, además, se pueden usar perfectamente para evitar los moscos, tan comunes en nuestra región y durante el día se corren para hacer más cómodo el lugar de descanso. Las telas más favorecidas para una decoración persa son el satén, brocado, terciopelo, seda y gasa. En cuanto a los materiales puede realizarse una bella decoración persa sobre muros de yeso, donde se buscarán texturas que se vean profundas. En su momento lo que se utilizaba era la madera, mármol, ladrillo y piedra, si puedes usar arcos o bóvedas esta decoración brillará con gran esplendor. Los muebles, ese elemento esencial, pueden ser de madera oscura o hierro forjados, pero deben estar tallados con una ornamentación intricada y llena de pequeños elementos; estos muebles dan gran importancia a los detalles, por eso son tan importantes en este tipo de decoración. Por último están los complementos, colocar una gran lámpara marroquí con colores de las joyas quedará con un estilo muy adecuado. Igualmente pueden buscarse pequeños objetos en metal como farolillos con diseños intrincados. Una máscara que nos recuerde la película de Aladino llenará la estancia de esta exótica idea.