Publicaciones

Distribuye un salón con forma de “L”

Publicado 10/12/2019

¿En tu casa tienes un salón en forma de L? Tal vez esto te genere dudas de cómo crear un buen ambiente y distribuir los muebles ya que esto es la clave. Te propondremos maneras distintas de distribución para que te inspiren y lo hagas en tu hogar.

  • Considera las puertas y ventanas

El primer paso para comenzar a distribuir con acierto un sitio con estas características es analizar en donde se encuentran la puerta y ventanas de acceso. Lo habitual es poner cerca de la puerta de entrada la zona de comedor para que el paso hacia la cocina sea más directo. Se aconseja que el comedor y cocina están cercanas, aunque no es una regla inamovible. Se puede quebrantar si así se llegase a conseguir una mejor distribución del espacio. Las ventanas tienen su debida importancia, lo ideal es que todos los ambientes reciban luz natural para que estén bien iluminados.

  • Trucos de distribución: un plano y muebles recortables

Lo primero a realizar es un plano con las medidas. Si está en tus posibilidades, hazlo a escala, bastará con sólo usar una regla y a cada centímetro se le asigne una medida, por ejemplo 20 cm 0 40 cm. Si cuentas con los muebles, haz un dibujo de aquellos que tengan un mayor tamaño con el mismo sistema. Recorta la silueta y utilízalos como plantillas para mover el espacio dibujado. En caso de que no tengas muebles, mide bien cada espacio sobre el plano para saber de qué medidas serán los sofás, mesa, mueble del televisor, etc. Con este sistema sabrás si se respetarán las zonas de paso. Usa siempre muebles de tamaño acorde a las dimensiones de la estancia.

  • Una zona larga y otra más pequeña

La mejor manera de sacar provecho al espacio de un salón con forma irregular en L, es colocar la zona de estar en la parte más larga o amplia y el comedor en la más pequeña. La ventaja de estos sitios es que la disposición delimita o marca los ambientes. Se pueden colocar muebles similares en estilo o crear contraste entre comedor y salón.

  • Las zonas de estar en un salón L

Las distribuciones en L del salón se prestan para poner mobiliario en rinconeros o ángulo, situar sofás con chaise longue es más reducido a no ser que la L tenga una parte ancha. Dependiendo de las medidas, el ambiente de estar puede cambiarse con un mueble amplio o con otros asientos auxiliares que completen la zona como sillones, pufs, butacas, bancos, por mencionar algunos. En ocasiones los sofás se enfrentan al mueble de audiovisuales y de otros que quedan perpendicularmente. Lo recomendable es que las ventanas queden a un lado del mueble del televisor por la incidencia de la luz, pero siempre está la opción de tamizar con estores de screen que evitan los brillos. Una alternativa es seleccionar un mueble modular para la composición principal o uno exento para los audiovisuales, tipo bancada para completar al estar con otros mobiliarios como librería en otra pared. Si se pone una alfombra será meramente decorativa, la propia disposición en L delimita cada ambiente.

Las mesas de centro de diseño redondos son idóneas para romper los paralelismos que se crean entre los muebles y las paredes. Son ligeras y no saturan las áreas de paso. En las estancias en L amplias se pueden poner diseños más grandes hasta de 80-90 cm como mesas rectangulares y cuadradas.

  • Cuando la planta del comedor tiene forma de L

El espacio de comedor será más o menos amplio de acuerdo de las dimensiones. Existen salones con zonas de comedor que permiten colocar una mesa rectangular extensible y otras fijas de 2 metros de largo. Las mesas cuadradas son las menos recomendables para los salones en L, los diseños rectangulares encajan mejor, otras opciones son las mesas ovaladas o redondas.

  • Zonas extras que ganan en un salón L

Pasa que muchas veces de las plantas en L permiten la creación de rincones extras como zonas de trabajo, lectura o rincón de juegos. El salón y comedor se organizan con los mobiliarios que se quieran, pero siempre queda un espacio vacío o hueco. A partir de eso se tiene que pensar cual espacio conviene más “llenar” o cual dejar con hueco. Si el salón es pequeño, inclusive se puede prescindir de un ambiente que suele ser el comedor y así crear un salón en la parte más amplia y reservar la parte pequeña de la L para zona de trabajo.

Fuente: Hola MX