Publicaciones

DOS INGRESOS, UN SÓLO CRÉDITO HIPOTECARIO

Publicado 13/03/2018


Hoy en día se piensa que tener una casa o departamento propio es algo casi imposible. Sin embargo, existe una variedad de créditos por medio de los cuales puedes lograrlo, más aún, si tramitas tu crédito hipotecario en conjunto con tu pareja. Adquirir un crédito hipotecario en pareja permite sumar los ingresos, los puntos de Infonavit y dividir los gastos asociados, posibilitando comprar un inmueble de mayor valor. Pero primero deberán revisar su capacidad de pago conjunta y cumplir con algunos requisitos

Los créditos hipotecarios suponen una obligación financiera muy importante, por lo que sumar fuerzas con un ser querido es una manera de hacer más ameno este compromiso, y para ello no se requiere estar casado con su compañero de crédito, ya que también puede ser un familiar, como su padre o hijo.

Los financiamientos en pareja se dan de dos maneras: mediante créditos conyugales, para los cuales se requiere forzosamente un acta de matrimonio que respalde la relación marital entre ambas partes, y los mancomunados, que pueden ser entre una pareja casada pero también para concubinos, unión libre o entre familiares.

Cabe mencionar que mientras los créditos conyugales son ofrecidos tanto por bancos como por entidades como el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste), los créditos mancomunados que contemplan a otros familiares están más presentes en la oferta de la banca.

Para fines de la contratación del crédito ambos firmarán el contrato, sin embargo el que aporte mayor ingreso será el que se reconozca como acreditado y el otro será el coacreditado pero su situación será la misma, teniendo las mismas responsabilidades y beneficios. De este modo ambos se obligan a pagar el préstamo según lo convenido y al final del crédito ambos serán dueños del inmueble en partes iguales sin importar quién aportó más y quién menos.

Estas son las siguientes ventajas de solicitar crédito en pareja (mancomunados):
Casa más valiosa
Al juntar los ingresos, se puede tener acceso a una vivienda más grande o en una mejor zona.

Compra segura
Cuando la hipoteca viene acompañada de un seguro de vida, si alguien de los dos fallece, la deuda que reste al momento del incidente puede cubrirse o bien, si se contrató una suma asegurada, el banco cubre el adeudo y entrega al sobreviviente el recurso que ya se había pagado.

Enganche más alto
Si ambos cuentan tienen prestaciones Infonavit o el Fovisste, pueden unir sus subcuentas de vivienda y obtener un enganche más alto, para que al solicitar una hipoteca en el banco, podrán obtener una mensualidad más conveniente.

Mejores tasas
Al comprobar ingresos en conjunto, el índice de riesgo para el banco es menor, con lo que pueden alcanzar mejores condiciones crediticias como plazo o tasa.

Aunque antes una de las condiciones para solicitar un crédito hipotecario con tu pareja era que debías estar casado, hoy, ya lo pueden hacer también aquellos que vivan en unión libre, quienes tengan hijos en común o parejas del mismo sexo.

TIPS a la hora de solicitar
Situación legal. La mayoría de las instituciones bancarias pedirá acta de matrimonio y si vive en unión libre se consideran otros aspectos para otorgar el crédito.

Solidez. Además de considerar la situación financiera, analiza la fortaleza de la pareja y el estado de las deudas de ambos.

Fondo de emergencia. Se sugiere tener cuatro meses ahorrados para pagar el crédito, en caso que alguno de los dos llegara a perder el empleo.

Distribución. Dialoguen qué porcentaje destinará cada quien al pago inicial y al financiamiento.

Fuente: Milenio, El Economista