Publicaciones

Duchas tipo lluvia en el baño

Publicado 30/05/2019

Este tipo de duchas son decorativos y relajantes, las ventajas de estos rociadores es que encajan en cualquier estilo de baño.

¿Por qué debería instalar una ducha tipo lluvia en el baño?

  • Las duchas tipo lluvia son decorativas

Con sólo tener ese efecto transforman el ritual del aseo en una actividad agradable. Cabe mencionar que los rociadores empotrados en el techo, otorgan una imagen depurada y minimalista que las duchas convencionales. En la actualidad no solamente se busca la funcionalidad del baño, sino también cuidar la estética de todos los elementos que la integran para crear un ambiente agradable. Considerando que lo ideal es reformar este espacio cada 15 años, se recomienda apostar por una ducha que tenga efecto de lluvia, de acuerdo con la opinión de expertos.

  • Proporcionan relajación

El contacto del agua sobre el cuerpo con estas duchas está diseñado para “envolver” a la persona. Los rociadores con efecto de lluvia hacen que las duchas sean un auténtico placer. Proporcionan una sensación única de relajación y frescura porque envuelven en un manto de lluvia fina al que se esté dando un baño. Los últimos modelos incluyen programa de aromaterapia y cromoterapia que se activan con mandos de distancia. Algunas duchas de tipo de lluvia empotrada en el techo tienen incorporado el sistema de cromoterapia que son luces led que cambian de color, creando sensaciones distintas dependiendo de las tonalidades y hasta poseen sistema de sonido para escuchar tu música favorita.

Esta terapia del color o filosofía explica que los colores tienen el poder de cambiar el estado de ánimo, incluso es beneficiosa para los tratamientos de enfermedades. Augustus Pleasanton (1801-1894) se le considera el creador de la cromoterapia. El general estadounidense aseguraba que el color azul cura ciertos dolores, molestias y quemaduras. En 1876 escribió el libro “The influence of the blue ray of the sunlight and of the blue color of the sky”.

Cada individuo busca una sensación diferente en su ducha y con distintos tipos de chorros, desde las revitalizantes, potentes y suaves.

  • Son productos sostenibles

Los rociadores de ducha tienen mecanismos que limitan el caudal del agua sin que implique la pérdida de confort para el usuario. El resultado es un producto sostenible y ecológico que contribuye al ahorro del preciado líquido. Los rociadores de techo ofrecen la posibilidad de colocar el rociador en cualquier parte de la ducha sin la necesidad de que una pared lo sujete. Es una buena solución porque así se aprovecha el espacio y tener mayor libertad de movimiento. Los rociadores tipo de encastre ofrecen una atmosfera futurista.

  • Fáciles de instalar

Los rociadores con efecto de lluvia admiten distintos tipos de presentación además de que son fáciles de instalar. Pueden ser integrados en un hidromasaje o en una columna de ducha, aunque también funcionan como piezas independientes que se empotran directamente en la pared o en el techo. Sin embargo, se puede instalar un rociador de techo en la bañera, las piezas de techo son más prácticas porque no se requiere que haya una pared que la sujete.

  • De diferentes precios y modelos de acuerdo al estilo de baño

Existen modelos y precios de duchas tipo de lluvia para cada estilo de baño, como los circulares, cuadrados y rectangulares, éstos últimos se caracterizan por sus amplias

dimensiones con piezas que llegan a superar el metro de anchura y grosor mínimo de 2 mm.

En cuanto los precios de las duchas tipo lluvia, hay desde las versiones circulares de pared de 26 cm de diámetro por 20 euros, o diseños cuadrados de 72 x 72 cms empotrados al techo y con luz incorporada por 5000 euros.

Hay otras opciones como las piezas rectangulares de techo de 40 x 50 cms por 350 euros, y los modelos de pared de 22 x 43 cms con sistema antical por 825 euros, los de 46 x 30 cms en blanc y cromo por 1500 euros o las duchas empotradas de techo de 50 x 50 cm con cromoterapia por 2000 euros.

Fuente: Houzz y Decoración2