Publicaciones

El arte que embellece las “cicatrices” en los objetos

Publicado 01/10/2019

La actividad de reparar roturas en los objetos se le llama “kintsugi” o “kintsukuroi”, arte que “cura” a los elementos decorativos con resina de oro. La filosofía de este movimiento es que los defectos te hacen más grande que las virtudes.

La idiosincrasia japonesa es muy diferente al occidental, está orientada al respeto a los demás y al buen trato servicial, por eso a Japón se le ve como un país súper seguro con gente respetuosa, sin olvidar mencionar que es una nación que enseguida se le asocia a la tecnología de punta y al anime. Durante la vida se afronta a situaciones que suelen dejar “cicatrices” físicas o emocionales. Los japoneses llevaron esta manera de pensar con el arte kintsugi o kintsukuroi.

  • ¿Cuál es su origen?

El origen del kintsugi data a finales del siglo XV, cuando el shogun japonés, Ashikaga Yoshimasa, mandó a reparar su chawan roto a China, un tipo de tazón especial para la ceremonia del té. Una vez cuando llegó su taza, se decepcionó al verlo “arreglado” con grapas metálicas, las cuales no lucían bien estáticamente a la vista. Inconforme por el resultado, buscó a los mejores artesanos en Japón para que arreglaran su recipiente. Al encontrar a los candidatos que tenían la capacidad de llevar a cabo la tarea, usaron barniz con polvo de oro, material que resaltó las grietas y dando nacimiento al kintsukuroi

  • ¿De qué trata el kintsugi?

Es la labor de reparar las fracturas en la cerámica con resina espolvoreada con oro y barniz. Según la creencia japonesa, las cicatrices no se deben de esconder porque hay una historia detrás, así que el kintsugi “embellece” o “resalta” estás heridas en los platos, vasos, etc. En vez de desechar las cosas rotas que ya no sirven, se les da una segunda oportunidad.

  • ¿Cómo se realiza?

Se unen las piezas a través de la laca urushi, material que se obtiene del árbol endémico del mismo nombre), se rocía polvo de oro, platino o plata, utilizando un pincel de makizutsu o kebo. También se suele emplear en el lacado de madera.

Esta técnica milenaria está muy relacionada con Japón, sin embargo, países como Corea, China y Vietnam implementaron el kintsukuroi.

Fuente: Cultura inquieta y El Arte del Kintsugi