Publicaciones

El estilo retro

Publicado 10/02/2017

En los últimos años se ha usado el término “retro” para definir una nueva tendencia en decoración, en la que se usan piezas o muebles que hasta hace poco se desechaban en mercados de pulgas y que hoy día son piezas muy valoradas para la decoración de interiores.

El estilo retro se inspira en los diseños de los años 50, 60 y 70 para crear un entorno exclusivo y personal, al que puedes agregarle detalles que te gusten y que lo distingan.

Lo importante en esta decoración es combinar colores, texturas y materiales, la mezcla de diseños y volúmenes, desde los más simples hasta los más futuristas para darle un toque diferente.

Como la época en que se basa este estilo abarca un espacio de tiempo muy amplio, hay una gran variedad de formas, texturas y colores que nos pueden ayudar a crear un ambiente retro. Podemos elegir entre una variedad de colores muy amplia. En los años 50 y 60 se llevaban los tonos suaves –como verdes, amarillos o azules-, también los contrastes, combinando el rojo, el amarillo mostaza y el blanco con el negro. En los años 70, sin embargo, triunfaron los tonos más fuertes y brillantes como el fucsia, el naranja o el verde lima.

Otra característica de esta época son los diseños geométricos, tanto en tapizados como en alfombras. Estas líneas dan a los ambientes una luminosidad y movimiento especial, y están siendo cada vez más incorporados a las casas, sin importar el estilo bajo el que estén construidas hoy día

El secreto de este estilo es "la mezcla". Ya no vemos a nivel mundial espacios definidos por un solo estilo, sino una combinación cada vez más fuerte que en estos últimos tiempos combina sin reparos cosas modernas, clásicas y retro para conseguir un estilo más personal. Lo que se debe lograr es un balance de color y unificar el idioma del espacio con géneros o paleta de color.