Publicaciones

El mes del testamento

Publicado 03/09/2019

Así como lees, septiembre es el mes del testamento, documento importante en la que describe la herencia y repartición de ésta cuando un familiar fallece. Los testamentos ahorran mucho tiempo en peleas legales que provocan juicios demasiados largos, tediosos y caros. Si deseas ahorrarte todo lo anterior y que los familiares no caigan en disputas, aprovecha en tramitar tu testamento, te diremos las ventajas para realizarlo.

Anualmente se realiza la campaña “Septiembre, mes del testamento”, programa en conjunto de los gobiernos locales, el notariado mexicano y la Secretaría de Gobernación, cuyo propósito es promover la cultura testamentaria en la nación.

  • ¿Cómo se tramita?

Antes de entrar en materia, este trámite no es difícil. De hecho, lo puede hacer cualquier persona que tenga más de 16 años y que esté en plenas facultades mentales. En caso de las personas que tengan discapacidad visual, sordera, o sea sordomuda, deben ser acompañadas de testigos. Las condiciones para la realización del documento se pueden encontrar establecidas en el Código Civil de cada entidad federativa. No se te olvide llevar contigo una identificación oficial con fotografía.

  • ¿Cuál es el precio?

Por algo es el mes del testamento. Durante todo septiembre hay un descuento del 50% de su verdadero precio. No obstante, los costos varían dependiendo de cada Estado. Los testamentos hacen más fácil el proceso de sucesión, si hay algún bien y no hay un testamento que diga quién es el heredero, se tendrá que llevar a cabo la sucesión mediante un proceso judicial y el juez es el encargado de determinar quiénes serán los herederos y los porcentajes que cada uno recibirá. El proceso tiene un costo para los involucrados.

Es una manera de proteger a tu familia. Los padres tendrán la oportunidad de designar a los hijos como tutores de los bienes por si los progenitores fallecen al mismo tiempo. El testamento no es sinónimo de que morirías en poco tiempo, más bien es una acción responsable para la seguridad de tus seres queridos, preservar la armonía y evitar peleas legales. No lo piensas y acude al notario, es un trámite rápido y sencillísimo.

  •  ¿Es indispensable preparar una lista previamente?

No es indispensable, a excepción de que el testador desee dejar algún bien a alguien en específico, a esta práctica se le llama legado. Se le debe notificar al notario la ubicación del inmueble y el nombre completo del futuro heredero que se le otorgará cuando fallezca el dueño legal.

  • Cuando se termina tramitar el testamento, ¿todos los bienes ya son propiedad de los herederos?

No, únicamente los herederos serán los legítimos dueños cuando el testador fallezca.

  • ¿Puedo elegir a un heredero que no sea un familiar?

Sí se puede elegir a un heredero sin la necesidad de que se algún familiar. Sin embargo, si el testador tiene hijos menores de edad que carezcan de recursos, entre otras cuestiones, el interesado debe destinar parte del patrimonio para cumplir las obligaciones alimenticias, porque este derecho se puede reclamar por los beneficiarios aun si no están en el testamento.

  • ¿Se puede modificar el testamento?

Por supuesto, solamente con acudir al notario público y manifestarle los cambios que se desean realizar para que el notario prepare un nuevo testamento. En pocas palabras, el testamento es un documento modificable y revocable, o sea, se puede cambiar las veces que se quiera, pero se tiene que pagar por dichos cambios.

  • ¿Cómo se clasifican los testamentos?

Se clasifican en 4 tipos de testamentos:

    • Es que es otorgado ante un notario público, es el público abierto.
    • Los que están sellados, cerrados en un sobre, es el público cerrado.
    • Los que establecen a los herederos en la escritura de adquisición de una propiedad, es el público simplificado.
    • Los que se escriben a puño y letra del testador, son los ológrafos. Nota: Éstos no tienen validez si no se depositan ante las autoridades competentes y correspondientes.

Aparte de los mencionados, hay otra clase de testamentos considerados “especiales”. Son privados y se hacen cuando el interesado padece de alguna enfermedad de gravedad, impidiéndole ir al notario público, no haya notario en la ciudad donde reside o que el juez actué por receptoría.

Fuente: Condusef y Gobierno de México