Publicaciones

El secreto de la felicidad en casa: Pyt

Publicado 23/08/2019

Como lo lees, el secreto de la felicidad en la casa es un término de Dinamarca denominado como “pyt” y se puede poner en práctica en el hogar. Es una vuelta de tornillo a la estética y filosofía del “hygge” que crea la felicidad sencillamente, aunque también es auténtica e imperfecta.

Aunque todavía no estamos acostumbrados al hygge y a sus beneficios en la casa, de momento irrumpe de manera tímida el pyt que se traduce como “no te preocupes”. No todos los momentos son grandiosos, también los daneses pueden tener un mal día. Elegida como palabra favorita del país en 2018 en un concurso organizado por la Asociación de Bibliotecas de Dinamarca, curiosamente el hygge no fue ni finalista. El éxito del pyt tal vez de deba a que proyecta al espíritu tranquilidad y relajación. En tiempos llenos de competitividad y de un ritmo acelerado de vida, el pyt funciona como una vía de escape que ayuda a seguir adelante a pesar de que el día no haya comenzado con el pie derecho. Tanto es su poder que hay adornos y vinilos de pared con la palabra.

El término pyt se emplea cuando se acepta una situación fuera de nuestro control y aunque se sienta frustrado o molesto, no se quiere gastar energías pensando en ello. Otras de las funciones que tiene es para consolar y a aliviar a las personas en momentos de tensión.

  • No hay otro lugar como el hogar

Si hay una tendencia que nunca pasará de moda, es aquella que haga referencia a estar a gusto en el hogar, rodeado de tus pertenencias, familia y amigos. El pyt es una filosofía de vida que se traduce a una tendencia decorativa que busca el relajamiento de las estancias como la terraza y el jardín. Crear una atmósfera llena de amor y paz ayuda a “pulsar el botón de reinicio” para seguir adelante confiado, tranquilo y hasta feliz, se trata de ser consciente de que las cosas sean buenas o malas, pasarán. Para crear un ambiente de tranquilidad se necesitan de iluminación calidad y velas, acompañadas de plantas, y flores frescas sin mostrar imperfecciones y defectos ya que son los aliados de la estética de la felicidad danesa.  Trata de prestar atención a los pequeños y grandes detalles sin descuidar al resto.

Un sofá puede convertirse en un aliado y las alfombras son imprescindibles en verano e invierno, ya que arropan y brindan una pisada mullida y cálida aunado a la paleta cromática suave donde los colores neutros y tonalidades empolvadas proporcionen la atmósfera ideal.

  • La presencia del Pyt en otros lugares

La gran fama que goza la palabra no sorprende al escritor y filósofo estadounidense Chris MacDonald quien se mudó a Dinamarca hace 20 años. En un artículo del periódico danés “Berlingske” titulado “Lo que Dinamarca me ha enseñado sobre la felicidad”, escribió: “Pyt es una de mis palabras favoritas. Es el sonido más positivo que jamás he escuchado y nos recuerda que hay que dejar ir aquello que no podemos cambiar. Hay mucho alivio en esa palabra”.

MacDonald descubrió la expresión cuando estaba aprendiendo danés. “El danés es un lenguaje excepcionalmente monótono, es como escuchar a un músico con un rango limitado. Entonces comencé a notar esta palabra, no sobresalía entre las demás palabras danesas, sino que también tenía un buen sonido”.

El editor del diccionario danés, Jonas Jensen explica que, en la fonética danesa, la “i” e “y” se pronuncian con sonidos más ligeros y optimistas que las vocales redondeadas como “o” y “u. El poder de la palabra ha sido canalizado de otras maneras, se transmite a los niños en la guardería y en las escuelas primarias mediante del botón “pyt”.  Generalmente, es una tapa de plástico colocado en algún sitio del salón. Cuando los niños se molestan por no haber sido los primeros en un juego o carrera, se les anima a que pulsen el botón. Desde una temprana edad se les enseña que no pasa nada al perder y que esto también forma parte de la vida real.

La maestra principal de Søndervangskolen, Charlotte Sørensen en la ciudad de Hammel, dice que “el botón pyt es un invento genial. Para algunos infantes, el presionar el botón parece ayudarles a despejar sus mentes y a seguir adelante”.

Los turistas que estén visitando Dinamarca, tienen la posibilidad de comprar su propia versión del botón pyt en las tiendas locales. Los botones de plástico en colores blancos y rojos se parecen a los que presionan los participantes en los juegos televisivos. Si lo presionas se escucha la palabra “pyt”

¿Conocías esta palabra?, ¿Lo aplicarías en tu hogar y en tu vida?

Fuente: Hola MX y BBC