Publicaciones

Elimina el olor a gato en tu casa

Publicado 29/03/2019

Cuando viven animales con nosotros en el hogar, se debe de aumentar los niveles de higiene. Los más grandes retos a los que se enfrentan la casa cuando llega una mascota, es la sensación de ambiente cargado ocasionado por que las habitaciones y demás lugares huelan a gato, sobre todo si tienes uno o varios.

Sería una gran sorpresa que el olor no se impregne en las estancias, pero no todos corren con la misma suerte. Te traemos estos consejos para evitar que tu vivienda no apeste a gato. El objetivo del artículo es brindarte tips de fácil aplicación, por lo que no hay pretextos para la pereza.

  • Presta atención en la caja de arena: Saca la caja de arena por lo menos una vez al día y también los desechos del gato. Límpiala, sécala y que le dé el aire para remover el mal olor. Usa arena sin perfume, los que tienen esencia sólo enmascaran los olores al igual que los ambientadores, y a la mayoría de los gatos no les agrada sus areneros perfumados, y buscan otros sitios para hacer sus necesidades. Esparce bicarbonato de sodio en la parte inferior de la caja de arena, minimiza el hedor con este método. Cambia con frecuencia la arena, unas dos veces al mes y aprovecha para lavar la caja con jabón suave. Cuando al arenero cumpla el año, reemplázala. Aun lavándola muy bien, con el tiempo permanecen las bacterias que provocan el mal olor. Presta mucha atención al arenero porque es la mayor fuente de olores en el hogar.
  • Limpia con la aspiradora: Pasa la aspiradora regularmente por la casa, hará una diferencia con el olor. Aspira sofás, sillas, alfombras y cortinas una vez la semana para eliminar la caspa y el pelo. Haciendo la labor del aseo podrías detectar zonas en la que tu gato no debería estar orinando. Dispersa bicarbonato de sodio en la alfombra, espera una hora y posteriormente aspira. El polvo funciona como desodorante.
  • Instala purificadores de aire: Permitirán disminuir los alérgenos del aire y eliminar los olores desagradables. Coloca un purificador cerca de la caja de arena que es en donde se concentra los aromas fuertes. Una gran cantidad de personas confirman que los purificadores de aire ayudan mucho en la pestilencia.
  • El aliento de tu gato: A los gatos sanos no les debe de apestar el aliento, pero si el tuyo tiene el problema es mejor llevarlo al veterinario para una revisión médica por que podría ser síntoma de una infección bucal u otro mal que aqueja a tu mascota.
  • Revisa los filtros de la calefacción: Limpia y remplaza los filtros regularmente de tu calefacción. Los filtros son puntos estratégicos en acumulación de pelos y caspa, los filtros contribuyen a esparcir olores en la casa. Los expertos recomiendan realizar el cambio una vez por temporada o hasta al mes.
  • Lavar las colchas de la cama y la de tu gato: Que se vuelva un hábito el lavar de manera regular las mantas, almohadas y colchas de tu cama, y si tu gato tiene uno, haz lo propio. No porque no tengan mal olor no significa que no ases la cama, de seguro siempre estará llena de pelos, suciedad no visible de las patas y más si tu gato estuvo en su caja. Con el tiempo se sentirá el hedor.
  • Áreas para la comida y agua: No dejes el alimento de tu gato por tiempos prolongados, limpia el área entre comida. Podrías no saberlo, pero los cuencos del agua son un criadero ideal para las bacterias, así que cambia el agua de los recipientes diario, lávalos con jabón y agua para evitar la propagación de bacterias malolientes en el agua estancada.

¿Por qué no podemos identificar los malos olores de nuestro gato?

La respuesta es por una cuestión de adaptación en el olfato. Según la psicóloga del Centro Monell Chemical Senses Center, Pamela Dalton, todo el entorno alrededor nuestro emite moléculas de olor, pero nuestro cerebro se centra principalmente en estímulos como las sensaciones, sonidos, imágenes y olores que pueden ser peligrosos. Tras varias inhalaciones, selecciona todo a lo que debemos prestarle atención.  El olor de la orina de los gatos es inaguantable, pero como no es ninguna amenaza, el cerebro ignora el olor con el tiempo.

Todos los días quita las heces y orina del arenero por lo menos dos veces al día. Se recomienda castrar a los gastos en la etapa de cachorro (entre los 6 y 7 meses) antes de que alcancen su madurez sexual, evitarás que orinen en todas partes por que marcan su territorio de esta manera. No lo descuides, juega con tu gato y dale muchos cariños, para que no se sienta estresado y su frustración desaparezca.

Una dieta balanceada y la suficiente cantidad de agua, evita las indigestiones y el mal olor de tu felino. Los alimentos secos son mejores que los húmedos, puesto que ayudan a eliminar el sarro de los dientes, la acumulación de estos produce el mal aliento. El gato por instinto se la pasa en el exterior, y es normal que se realice algunas heridas, pero si estas se infectan, emanan olores fétidos. Revisa de manera periódica al gato, localiza heridas, arañazos y aplícale un tratamiento indicado por el veterinario.

Fuente: Icasas, Gatospedia, Notigatos, Misanimales