Publicaciones

Elimina el plástico de la cocina

Publicado 13/09/2019

Se estima que en aproximadamente 30 años habrá más plásticos que peces en los océanos. La cocina es el lugar perfecto para comenzar a ser más sostenible. La contaminación por plásticos se está convirtiendo en una problemática enorme que afecta a todos, organizaciones como Greenpeace alzaron su voz con su campaña del 2019, #BreakFreeFromPlastic.  Los mares se están convirtiendo en grandes vertederos. Hoy en día se está acostumbrado a usar y tirar las cosas. Aporta tu granito de arena desde la cocina. De acuerdo con el libro “Plastic Detox, 5x10 Ideas para reducir el plástico en tu día a día”, recomienda “la dieta del plástico” y el punto de partida antes de reciclar, es reducir.

Con los siguientes consejos tendrás una cocina sostenible:

  1. No a las bolsas de plástico en el supermercado: La gran mayoría de éstas acaban en el mar.  A pesar de que se han implementado leyes tratando de minimizar su uso, las personas no están todavía acostumbradas a no usarlas. La producción de las bolsas genera un alto consumo de energía y como residuo, permanecen en el mar durante un siglo. Antes del ir al supermercado, realiza un cálculo de lo que vayas a comprar y llévate bolsas de tela.
  2. Separa y recicla: Es algo evidente, aunque en muchas viviendas no reciclan. Separar los envoltorios de plástico y envases es de las mayores contribuciones que se pueden realizar. Si sueles comprar vinos, prioriza lo que tengan tapones de corcho, porque es un material que se obtiene de los troncos de alcornoque que lo protege de las inclemencias, pero al ser retirado ayuda al desarrollo y saneamiento del medio ambiente. Los tapones de polietileno pueden ser perjudiciales para la salud.
  3. No comprar fruta envuelta en plástico: Se tiene la manía de envolver la fruta en papel film o aluminio cuando se le da a los hijos cuando van a la escuela y lo coman en el recreo. El mejor envoltorio de la fruta es precisamente su propia cáscara. Mantiene sus propiedades intactas conservando su forma natural. Lo mismo pasa cuando se compra fruta troceada o metida en cajas de polietileno y en malla de plástico. Intenta ir a mercados y tiendas donde se pueda comprar a granel.
  4. Tarros para encurtidos: En cualquier tipo de frutos secos, legumbres y aceitunas: Diversos establecimientos ecológicos están empezando a ofrecer descuentos a los clientes para que lleven sus propios recipientes de cristal. Si en casa cuentas con ellos, no los tires y dales una segunda oportunidad.
  5. No uses utensilios antiadherentes: En su diseño utilizan el ácido perfluorooctanoico (PFOA), conocido como C8, producto tóxico para el medio ambiente y para las personas. Los propios fabricantes recomiendan dejar de utilizarlos cuando en la superficie comienzan a desprenderse o muestren ralladuras. Antes de comprar un utensilio antiadherente, asegúrate que estén libres de PFOA o elige mejor los que tengan materiales como el hierro fundido, el barro cocido o el acero inoxidable.
  6. Usa tuppers: En sustitución del film transparente, de las bolsas y del papel aluminio que suelen monopolizar los refrigeradores. Los tuppers de plástico o vidrio son duraderos además de que permiten calentar su contenido varias veces. Si ocupan mucho espacio, opta por las bolsas con cierres elaboradas con restos de la caña de azúcar, se degradaban apenas en unos días. Reutiliza las bolsas de papel que dan en la panadería para conservar las verduras y frutas.
  7. Desecha los hules y los salvamanteles de plástico: Las alternativas más acogedoras para una mesa son los manteles de algodón, de fibras naturales o los de formato individual elaborados de bambú, corcho y cáñamo.
  8. Botellas y tazas reutilizables: Si en tu trabajo hay máquinas expendedoras, no hagas uso de éstas. Llévate tu propia taza para el café y una botella para el agua.
  9. No a los popotes: En el hipotético caso que en casa compren popotes, elimínalos o sustitúyelos por aquellos que sean de acero inoxidable.
  10. Evita la goma de mascar: Aunque no lo creas, cuando mascas chicle literalmente estas mascando plástico. La goma de mascar provenía originalmente de la savia de un árbol llamado precisamente chicle. No obstante, cuando los científicos crearon la goma sintética sustituyeron ésta por el polietileno y al acetato de polivinilo. Por lo tanto, estarás masticando plástico tóxico, se ha comprobado que el acetato de vinilo es un producto químico que causa tumores a las ratas de laboratorio.
  11. Cajas, no botellas: Compra lavaplatos y detergentes en cajas en lugar de en botellas de plástico. El cartón se puede reciclar con facilidad.

Fuente: Hola Mx y Artsurfcamp