Publicaciones

Elimina el pulgón de las plantas

Publicado 26/08/2019

El pulgón es una de las plagas con mayor frecuencia en las plantas, tanto en interior y exterior. Las causas más frecuentes en la aparición de la plaga del pulgón se deben por las altas temperaturas, la falta de nutrientes o el exceso de riego. Los pulgones atacan a diversas especies de plantas, aunque son más comunes en los frutales, los rosales, en los huertos y en el jardín.

El pulgón es quizá una de las plagas más frecuentes en los jardines seguido de las cochinillas, ácaros y moscas blancas. Los jardineros concuerdan que es una de las tantas plagas con las que deben lidiar siempre. Las colonias de pulgones se multiplican a una gran velocidad y cuando más rápido se detecte, más fácil será exterminarla.

  • Características del pulgón

Son insectos pequeños de un milímetro de largo, aunque fáciles de ver a simple vista. Pertenecen a la familia de los hemípteros. Se alimentan de los jugos de las plantas, su aparato bucal picador y chupador les permite perforar la planta y succionar la savia. Son conocidos también como áfidos y hay más de 500 clases de estos parásitos. Los pulgones prefieren las partes más tiernas de la planta. Forman un grupo en la que se encuentran adultos y ninfas. En fases muy avanzadas, las plagas pueden cubrir por completo las zonas en crecimiento. Las características reproductivas de estos insectos facilitan que, en un breve periodo de tiempo, aumentan los pulgones de unos cientos a miles de ellos en una sola planta. Las colonias están conformadas en su mayoría de hembras sin alas, pero con condiciones favorables que dará lugar a hembras con alas y machos para facilitar el crecimiento de la plaga.

  • ¿Por qué los pulgones debilitan a las plantas?

Una de las causas por la que las plantas se marchitan, es que los pulgones se alimentan a base de la savia. Estos insectos absorben la savia a través de una especie de pico que clavan en la planta. Por esta razón es que se deforman las hojas, ocasionando nuevos brotes de pulgones los cuales son transmisores de enfermedades si invaden plantas sanas después de haber atacado plantas infectadas. Segregan una sustancia que atrae a otros insectos como las hormigas.

  • ¿Cómo son los pulgones?

Este tipo de plagas son fáciles de detectar, suelen estar en los enveses de las hojas y en las yemas tiernas de la planta. El color de los pulgones puede ser negros o verdes. Al momento de aplicar un tratamiento contra la plaga, se debe realizar cuando en verdad sea necesario y no en grandes cantidades ya que podría empeorar el estado de la planta. Dependiendo de la época del año, el tratamiento será diferente. Por ejemplo, en invierno se aplica un tratamiento preventivo cuando hay un riesgo de plagas. En primavera y verano se pone el insecticida y se consigue en centros especializados. Si la plaga no es demasiado grande, hay alternativas como un jabón insecticida o hasta de potasio.

Si observas que las hojas están amarillentas y arrugadas, es un claro indicio del ataque del parásito. Si las hojas están pegajosas, brillantes y hay hormigas deambulando por los tallos, no descartes la posibilidad de que los hemípteros están alimentándose de las plantas. Diagnosticar el problema a tiempo te ayudará a minimizar posibles consecuencias.

  • ¿Cómo prevenir y eliminar los pulgones?

Proporciónale a las plantas los mejores cuidados óptimos para que no sufran de carencias, una planta débil es más susceptible a las enfermedades y plagas. Evita abonar con mucho nitrógeno, el exceso de este químico ocasiona que las plantas crezcan exageradamente y proporcionan tallos más tiernos, punto vulnerable que los pulgones y otros parásitos atacaran. Mantén el jardín y las macetas libres de hierbas malas. Planta menta, lavanda, romero cerca de las plantas más susceptibles a las plagas. El aroma aromático de flores repele a los insectos.

El jabón potásico ayuda a combatir los pulgones, diluye este producto al 2% de agua (20ml de jabón por cada litro de agua) y pulverízalo sobras las zonas afectadas. Trata con esto a las 2 semanas para asegurar la eliminación de los pulgones. Se recomienda hacer por lo menos 3 aplicaciones respetando el plazo de tiempo de dos semanas. No te olvides de rociar bien la parte posterior de las hojas. Una de las ventajas de este jabón es que, en vez de los insecticidas, es ecológico y no es dañino para las personas y animales domésticos. La desventaja es que tiene solamente acción mediante el contacto, sólo matarás a los pulgones que se alcancen en la pulverización.

Otra opción ecológica y que respeta el medio ambiente es el aceite de neem, funciona como repelente y como insecticida por contacto. Tiene cierto efecto sistémico gracias a su materia activa: la azadiractina. Combate los pulgones y también a otras especies como la mosca blanca, la cochinilla y la araña roja, sin perjudicar a insectos beneficiosos.

Si ni el jabón potásico ni el aceite de neem es suficiente por separados, está la posibilidad de combinarlos. El jabón actuará como mojante, potenciando las cualidades del aceite de neem.

Fuente: Hogarmanía y José El Jardinero