Publicaciones

Encuentra el hogar de tus sueños si eres recién casado

Publicado 17/05/2019

La principal preocupación de las parejas actuales que están a punto de contraer matrimonio o los que ya las contrajeron, es encontrar el lugar perfecto para forjar una vida en familia. No hablamos solamente del inmueble como tal, sino también de los elementos básicos que se requieren en la vivienda para comenzar una convivencia prospera y sana.

Cada pareja crea sus reglas, la comunicación es necesaria en todo el tiempo para llegar a un acuerdo y no tener motivos de discusiones. Cuando se llegue a una opinión en común, respétenlo. Si con el paso del tiempo esos acuerdos los incomodan, platíquenlo nuevamente. Parece trillado y cliché, pero como mencionamos, la comunicación es indispensable en toda relación, sobretodo en el matrimonio. Siempre estará la posibilidad de un desacuerdo, es esencial mantener la concentración y enfocarse en el problema y no en las personas, no tienes por qué atacar o reaccionar a la defensiva, ambos están en el mismo equipo. Pero estar en el mismo bando no significar pensar igual.

  • Analiza

Antes de adquirir una casa, es importante analizar el presupuesto con el que cuentas. En ocasiones, es mejor rentar por un tiempo y ahorrar hasta tener el capital suficiente para conseguir un enganche. Como toda planeación, se recomienda que la pareja visite a la institución bancaria de su preferencia para que los asesores les ayuden a hacer un plan financiero de acuerdo a la capacidad de pago. Este tema resulta a veces incómodo, es indispensable conocer el estado de tus finanzas. Lo idóneo es planificar antes de la boda. Cuando se defina cuanto aportará cada quien, es hora de planear con solidez su futuro a corto, mediano y largo plazo. Si cada quien tiene un empleo estable, los ingresos son constantes. Si no planean tener familia a corto plazo, considera la opción de comprar una propiedad que sea su patrimonio. Busca sitios con todos los servicios básicos (agua, electricidad y drenaje), crecimiento económico, baja tasa de desocupación laboral considerando las edades suyas, y facilidad de inversión por si está en planes de emprender con un negocio.

  • En búsqueda del hogar

Si ya decidieron comprar una vivienda, considera ciertos criterios para aventurarse a la compra de tal magnitud. Es un compromiso a largo plazo, no se podrán zafarse con facilidad. Quizá deseen una casa grande con alberca, pero la elección debe ser de acorde al presupuesto. No descartes la alternativa de obtener una propiedad modesta y venderla a futuro para posteriormente alcanzar una mejor propiedad. A lo mejor no se imaginan vivir lejos de zonas con demasiada actividad urbana, pero a futuro puede ser una buena decisión.

  • ¿Dónde comprar?

Una vez que se tiene toda la información financiera y papeleo, se debe siempre tomar en consideración a un notario y realizar trámites antes las autoridades correspondientes, es vital revisar cuales son las colonias o fraccionamientos más atractivas para la cartera, cuales convienen más en ubicación y accesibilidad según las necesidades de cada matrimonio.

  • Tipos de inmueble

En la elección del inmueble, considera en primer lugar la plusvalía que ofrece a futuro, de esto dependerá el patrimonio de la familia, en segundo revisa las instalaciones como el tamaño de las zonas, número de habitaciones y baños, así como la calidad. Las viviendas nuevas en la mayoría, tienen tuberías, instalaciones eléctricas y materiales de construcción de poco tiempo de vida, por lo que se habrá que contemplar los gastos de reparación. Por último y no menos importante, decide entre comprar un inmueble usado o de preventa. Los primeros tienen la ventaja de ser baratos y accesibles, pero tendrás que considerar gastos de reparación y de preferencia, que no tengan más de 10 años de antigüedad. En la otra parte, las de preventa son recomendables por las facilidades de pago que otorgan.

  • Los aditamentos

Cuando se tenga la casa o departamento a habitar, la pareja debe considerar un tiempo para hacerse de sus cosas antes de vivir juntos y no esperar hasta el día de boda en que les regalarán electrodomésticos y muebles. Algunos elementos básicos se pueden adelantar como la lavadora, televisor, refrigerador, estufa, cama, computadoras etc. La tendencia actual de los matrimonios es obtener pertenencias pequeñas, y con el tiempo adaptarlas a las necesidades y crecimiento de la familia. No tengan miedo en invertir en la primera propiedad, por más que sea pequeña y después venderla. Todo a su tiempo y sin arriesgar la estabilidad económica.

  • Rentar por si todavía no se pueden costear una casa propia

La vida puede cambiar en cualquier momento, es imposible predecir el futuro, más si son jóvenes. Si decidieron casarse y vivir juntos, están empezando un gran recorrido que les espera juntos. Algunas parejas deciden no tener hijos inmediatamente, y no se pueden costear una casa momentáneamente. Si se encuentran en este caso, el rentar un departamento es la solución. Brindan las opciones de reubicarse si lo requieren, toma en cuenta los cambios de trabajo y los traslados. Conversa con tu pareja, hagan un plan de metas y objetivos. El aspecto económico es importante, la ventaja de la renta es renegociar el precio del alquiler, es más factible negociar con el casero que con el banco.

La desventaja es que cuando finalice el contrato y prórrogas, el casero puede pedirte que desalojes el departamento. En cuanto a la decoración o pintura, debes pedir primero permiso al dueño para una reforma. Los inquilinos “invierten” efectivo en mejoras, pero estos se pierden cuando se abandona el piso. No olvides que la renta sube cada año, pero siempre está la opción de negociar con el propietario.

Fuente: Inmuebles 24, Buscando Casa y Zankyou