Publicaciones

¿Es conveniente construir un pozo canadiense en el hogar?

Publicado 04/06/2019

El pozo canadiense es una técnica que se usa para climatizar el interior de la casa con temperaturas controladas, frío en verano y cálido en invierno.

También se le conocen como provenzales por su utilización en la región de Provenza, en Francia, es un sistema sencillo de climatización geotérmica. Este sistema trabajo bajo el principio de la inercia térmica, no consume electricidad por lo que después de instalar un pozo canadiense, el clima del hogar será económico. Es una tecnología de bajo costo, y se contribuye a la ecología.

El funcionamiento del pozo canadiense es empleando la energía geotérmica para climatizar a la casa. Su función es tomar la temperatura del suelo, aunque varían en diferentes sitios. Por ejemplo, si se excava el pozo hasta llegar a la profundidad aproximado de 2 metros, la temperatura del sueño se mantiene constantemente durante todo el año. La temperatura del fondo del pozo, es correspondida con la temperatura de la zona media, suele ser agradable y se puede aprovechar para conectar a la vivienda con la tierra para la climatización de esta. El diseño del pozo canadiense corre a cargo de especialistas de la materia.

  • ¿Qué es la energía geotérmica?

Es una energía renovable obtenida cuando se aprovecha el calor interior de la tierra, siendo una calidez natural. El calor es transmitido mediante las rocas calientes por convección y conducción, propiciando a que realice procesos de interacciones de fluidos y rocas. En conclusión, es un proceso con origen de los sistemas geotérmicos.

  • ¿Cómo se conforma un pozo canadiense?

Un pozo canadiense está colocado a cierta profundidad por unos tubos debajo de la tierra, en los tubos es en donde circula el aire, su interior se produce un intercambio de calor entre el aire y la tierra que rodea los tubos. El calor del pozo canadiense se mueve de cuerpos más calientes que fríos. Los tubos se suelen encontrar a dos metros de profundidad, ocasionando que le temperatura sea mayor a comparación de la superficie. Durante el invierno el aire exterior es frío, la tierra cede calor provocando la casa se caliente y suba la temperatura.

Por el contrario, en verano el aire exterior es caliente, cuando circula aire caliente en los tubos, ocasiona que la temperatura de la casa disminuya.

  • ¿Cómo es la instalación de un pozo canadiense?

Su funcionamiento es fácil, el aire acumulado en las tuberías en temporada de calor será frío y viceversa cuando sea invierno. Lo recomendable para los bolsillos es instalar el pozo canadiense cuando se está construyendo la casa, porque una instalación posterior es más cara. Con este sistema se reduce significativamente la demanda de electricidad, siendo una estrategia bioclimática efectiva en la eficiencia de energía de un inmueble.

  • La inercia térmica

Permite la cantidad de calor que un cuerpo puede conservar y la velocidad en la que es absorbida. El funcionamiento de los pozos canadienses no tiene complicaciones, la temperatura tiene una gran diferencia con la del ambiente, acentuándose y manteniéndose estable a 2 metros de profundidad, donde la temperatura se mantiene estable entre los 18 y 24 grados, dependido del lugar geográfico y de las condiciones climatológicas, a esto se le conoce como temperatura media.

El pozo canadiense está conformado por una serie de tubos bajo la tierra, intercambiando aire que circula en la tierra y a su alrededor. Se debe estudiar y examinar con detenimiento el tipo de suelo y saber si clasifica de acuerdo a la conductividad térmica, así se sabrá si la instalación es adecuada para un pozo canadiense.

  • Funcionamiento en invierno y verano

En invierno, el aire del exterior es frío, gracias a la temperatura de 2 metros de los tubos es la que ocasiona que el aire interior se la casa se caliente, reduciendo la temperatura. Durante el verano el efecto es contrario, sube la temperatura del interior de la casa para combatir el frío.

Los componentes de la instalación de los pozos canadienses son:

  • Punto de capacitación de aire. Punto mediante el sistema capta el aire exterior, ajustándose a cierta altura para evitar la captación de aire contaminado, como el gas radón. La entrada de aire debe tener una rejilla que evite la entrada de insectos que puedan contaminar y ensuciar el interior de los conductos.
  • Filtros.  En ellos se purifica el aire y evita el ingreso de suciedad y polvo al interior de la casa.
  • Intercambiador de calor. Transfiere el calor del subsuelo al aire. El diámetro y longitud del conducto pueden ser de distintos tamaños de acuerdo a la función de los parámetros como el tipo de suelo, profundidad y necesidades térmicas. Considera que entre más sea la longitud del tubo, mayor es la transferencia térmica del aire-suelo que se produce.

Fuente: Homify, Ecoinventos y Soler Palau