Publicaciones

Estoy desempleado, ¿Qué pasará con mi hipoteca?

Publicado 04/07/2019

Luego de trabajar mucho, por fin conseguiste un crédito hipotecario que te permitió cumplir tu sueño, comprar una casa para ti y tu familia. En ese instante te sentías en las nubes porque tenías un trabajo con ingresos estables, pero ¿qué pasaría si te quedas sin empleo?

El compromiso de una hipoteca implica el pago mensual por 10 años o hasta más, dependiendo del plazo que hayas tenido con la entidad financiera, significando una obligación por un periodo mediano o largo de tiempo. Si te quedaste sin trabajo y el crédito estaba gestionándose, pero sin aprobarse, lo mejor es cancelarlo. A continuación, te plantearemos posibles casos y sepas cómo sobrellevar la situación.

  • Crédito sin autorización: Será necesario comunicarte directamente con el banco con la que estás solicitando el crédito o con el bróker hipotecario que te ayudó durante el proceso de solicitud para que dar de baja los trámites. Cuando tengas un trabajo e ingresos estables, podrías solicitar un nuevo crédito, pero deberás investigar los periodos de espera de la institución financiera.
  • Crédito autorizado, pero no has firmado: Si el crédito fue aceptado y los trámites los tiene el notario, se recomienda detener el proceso y cancelarlo, aunque significa pérdida de dinero que hayas pagado por el avalúo. Es la mejor decisión porque te evitarás problemas grandes a futuro. Es de vital importancia considerar esto al momento de solicitar un nuevo crédito, los bancos comprueban que tengas cierto tiempo en el mismo trabajo. Cuando no tengas empleo, mantén tu historial creditico lo mejor posible porque de lo contrario, podría darse la negativa de negarte el crédito.
  • ¿Si ya estaba pagando el crédito?: Si estabas pagando la hipoteca y estás desempleado, lo recomendable es hacer válido el seguro de desempleo. Acude a la sucursal del banco y presenta una carta finiquito por parte de la empresa en la que laboraste para que entres en un proceso de evolución y esperar el dictamen. Toma en cuenta que a los bancos no les conviene que dejes de pagarles, comprueba de todas las formas posibles que te despidieron o en caso de que hayas renunciado, el seguro no aplicará y se debe seguir pagando las mensualidades o de lo contrario, entrarías en la cartera vencida y tu patrimonio corre riesgo.

Si te encuentras en esta difícil situación, lo primordial es quedarte tranquilo y busca apoyo de la institución para conocer los esquemas de pago y medidas preventivas.

Fuente: Creditaria