Publicaciones

FRAUDE INMOBILIARIO LOS más comunes y cómo evitarlos

Publicado 13/03/2018

Los fraudes inmobiliarios son más comunes de lo que muchas veces creemos, por ello es mejor evitar sorpresas y seguir estos sencillo consejos.

Como cualquier industria, el sector inmobiliario atrae a un gran número de estafadores que buscan engañar a compradores y arrendatarios potenciales. Por suerte, existen maneras de protegerse contra estos fraudes inmobiliarios.

Para ayudarte a identificar estos fraudes, aquí tienes un resumen de las estafas más comunes en el sector inmobiliario. La primera regla que debes tener en mente al momento de comprar o vender un inmueble podría resumirse de la siguiente manera: si un acuerdo suena demasiado bueno para ser real, probablemente lo sea.

Los fraudes inmobiliarios están entre las primeras 10 causas de quejas recibidas en la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), por ello es importante tomar precauciones para no convertirse en una víctima de estas prácticas. El portal inmobiliario Lamudi sugiere seguir estos sencillos pasos.

 

1.-Apoyarse en expertos

Antes de firmar cualquier contrato, o comprometerte a la compra de cualquier forma, contacta a tu notario de confianza. El notario puede confirmar ciertos aspectos básicos del inmueble antes de realizar la compraventa; por ejemplo:

 

Que la persona que vende el inmueble realmente sea el dueño, y si es un único dueño o deberá obtenerse el consentimiento de otros dueños para la compraventa –como la esposa, si está casado por sociedad conyugal.

Que no exista un juicio testamentario inconcluso.

Que la propiedad no tenga una hipoteca.

Cabe señalar que si se firma un contrato privado, independientemente de que se firme en las instalaciones de la notaría, antes o concomitantemente con la entrega de documentos al notario –lo que muchos de los notarios, en la medida de lo posible, evitamos– no hay ningún respaldo de fe pública que avale al contrato privado. La única herramienta eficaz para ello es la escritura pública.

2.- Revisa el pago de impuestos y servicios

Revise el estado del inmueble y se negocie el precio de compra-venta, así como pedir al propietario del inmueble que acredite el pago de todos los impuestos y servicios de la vivienda. Es importante señalar que en caso de alguna anomalía el inmueble puede quedarse sin servicios por impago, o bien, tú puedes absorber una deuda acumulada por varios años de deuda.

3.- Asegurarse de que los agentes sean auténticos y confiables

Los agentes y las agencias de bienes raíces deben registrar su contrato de adhesión frente a la Profeco para poder comercializar una vivienda. Es importante cerciorarse de que exista este registro.

4.- Compromisos en desarrollo inmobiliarios

Al adquirir una vivienda en desarrollo se debe tomar en cuenta que los compromisos que el vendedor debe asumir: cumplir con plazos de entrega, características de lo que pactó comprar, así como permisos y licencias de construcción.

5 Ten cuidado con la adquisición de terrenos vacíos. Son los favoritos de los defraudadores. Investiga cómo, cuándo y bajo qué circunstancias adquirió tu vendedor, haz todos los pagos con cheques para abono en cuenta o transferencias, y asegúrate de que tenga una oficina o un lugar donde se le pueda localizar.

6.- No dar anticipos

A menos que haya de por medio gastos de investigación, el vendedor no puede recibir ningún anticipo hasta que el contrato no se encuentre establecido y escrito. Es importante mencionar que la estructura del inmueble debe tener una garantía por 5 años y su impermeabilización 3.

7.- Revisar estado legal de la propiedad

Al rentar o comprar un inmueble, siempre se debe considerar el estado legal, desde verificar que el título de propiedad esté en orden, hasta corroborar que quien renta sea el dueño legal.

El notario, dependiendo de la legislación local, tramitará las constancias que acrediten que el inmueble está libre de gravámenes y al corriente en el pago de sus contribuciones, tales como predial y agua.

 

De igual manera, se debe corroborar que el uso de suelo de la propiedad corresponda a la finalidad para la cual vas destinar el uso del mismo.

Fuente: Lamudi/Fores