Publicaciones

Icono parisino: Silla Corso

Publicado 27/12/2019

Esta silla es considerada un icono parisino. “Corso” es la nueva versión de Robert Stadler para la firma “Drucker”, la cual tiene un toque contemporáneo en su diseño ligero y funcional. El asiento fue creado por primera vez en 1885 por compañía francesa Maison Drucker. En esta ocasión, Robert remodeló el icono de bistró, aprovechando las tradiciones artesanales de fabricación de ratán y una base de aluminio que también se utilizó para las patas que mejoran las cualidades de su estructura y los tejidos.

El diseño conservó su funcionalidad y ligereza, con un respaldo flexible y cómodo. Esta nueva versión de la silla Corso supera 2 puntos débiles del diseño original: la humedad que se filtraba por capilaridad y la dificultad de apilarla debido a la cruz de refuerzo. Desde su concepción, el asiento de ratán Drucker se popularizó en todo el mundo por su estilo y funcionalidad, mientras que su característico tejido del asiento y estructura, combinan la flexibilidad y ligereza.

  • ¿Cómo se construye una silla corso?

Para fabricar una silla Corseo se requiere de una serie de pasos que van desde preparar los componentes a partir de postes de ratán de 3 a 5 metros, cortar, lijar y teñir nudos, enderezar y por ultimo doblar. Posteriormente, viene el tejido de los marcos y las espaldas, los tablones y la colocación de un anillo de espadaña alrededor del marco de la silla para finalmente dar el acabado que incluye la instalación de cúpulas que protegen los pies y la aplicación de una capa de barniz.

La nueva silla Corso de Robert Stadler conservó su ligereza y bajo costo con un toque contemporáneo de combinación de ratán flexible con piezas rígidas de aluminio. Para que Stadler lograra este resultado, fue necesario resolver algunas dificultades técnicas que tenían relación con una concepción general. El asiento se le puede denominar como una interpretación simplificada de las sillas originales.

  • Su diseñador

Nacido en Viena en 1966, Robert Stadler estudió la carrera de diseño en el Istituto Europeo di Design en Milán, antes de ir a la École Nationale Supérieure de Création Industrielle en París a finales de la década de los 80´s, siguiendo trabajando en la misma ciudad hasta la fecha. Cofundó el colectivo de Diseñadores Radi en 1992, a la par de que empezó a laborar en proyectos en 2001, aunque siguió colaborando con RADI hasta su desaparición en 2008.

Entre sus clientes con las que ha trabajado están Palais de Tokyo, Vitra, Thonet, Lobmeyr y Dior, creando muchas piezas de edición limitada para Carpenters Worshop Gallery desde 2008. Parte de su trabajo está en las colecciones permanentes en los museos de MAK – Museum de Artes Aplicadas / Arte Contemporáneo en Viena y Les Arts Décoratifs en París. Robert expuso en 2017 su trabajo en el Museo de Noguchi de Nueva York, la cual reflejaba el diálogo con las obras del arquitecto paisajista Isamu Noguchi. En el mismo año tuvo su primera exposición en solitario en Kunsthalle im Lipsiusbau en Dresden, Alemania.

Este diseñador se siente atraído por los detalles en los objetos y de las narrativas que emanan. A sus intereses que abarcan casi de todo lo denomina como “diseño aristocrático” que considera como absurdo o vulgar. El propio Stadler asegura poseer una visión crítica de la producción del diseño. Crea obras de carácter surrealista que distorsionan con los fundamentos del diseño. Cuando práctica el diseño, la crítica e intersección del arte, borra las jerarquías que hay entre ellos. Le fascina la tecnología que existe en la actualidad y la relación con el pasado, disecciona de manera creativa la cultura de indiferencia y deseo que caracteriza la vida moderna.

Fuente: Revista AD, Dossier, Frame y Carpenters