Publicaciones

Jardines que no consumen mucha agua

Publicado 17/01/2020

Todo ser vivo requiere de agua para sobrevivir, por algo es el líquido vital. Las plantas y jardines requieren de este recurso natural para vivir y estén siempre frondosos y con sus tonalidades verdes, algunas especies necesitan de más agua que otras. En zonas del mundo casi no llueve, dificultando los cuidados del jardín. Conoce la xerojardinería, una alternativa que te puede interesar.

  • ¿Qué es la xerojardinería y cuál es su origen?

Proveniente del vocablo griego “xeros” que significa “seco”, estos tipos de jardines son precisamente secos, valga la redundancia. Pueden sobrevivir solamente con el agua de las lluvias en regiones donde casi no llovizna. Solo en la agricultura se emplea un 65% de agua. Uno de los efectos del calentamiento global son las sequías prolongadas. Los orígenes de los xerojardines fueron en EUA a finales de los años 80´s, estados como Arizona, California, Florida y Texas sufrían de constantes sequías y ante esa problemática pusieron manos a la obra para albergar los primeros jardines de este tipo. El xeojardín sobrevive sin riegos constantes, además tiene una serie de principios.

La organización sin fines de lucro “National Xeriscape Council” se creó en 1986 y estableció la marca “Xeriscape TM”. El movimiento de la xerojardinería se propagó como pólvora en el país de las barras y las estrellas. Lamentablemente, el 31 de marzo de 1993 fue el final de dicha empresa, aunque estos jardines siguieron en evolución que su filosofía y práctica todavía seguía presente. Las bases de la xerojardinería son usar eficientemente el agua y aprender sobre el paisaje natural, enriquecer con vida al jardín con la menor cantidad de agua.

  • Principios del xerojardín
    • Planificación y diseño: Es importante saber cuál será el uso que se le dará al jardín, saber en qué lado sale y se oculta el sol, si el terreno es apto para la vegetación, los lugares donde se pondrán las plantas para que no sufran de ráfagas de vientos fuertes, etc. Entre más información sepas, habrá un menor riesgo de problemas.
    • Estudio y análisis del suelo: Conocer el tipo de suelo y sus características, drenaje, textura y pH es primordial, ya que de ellos dependerá las especies de vegetación a plantar.
    • Elección de las plantas idóneas: Las autóctonas son las ideales para la conformación del xerojardín. Si quieres otras, primero investiga si las condiciones climatológicas son las propicias para que sobrevivan.
    • No colocar césped: A la vista se ve muy hermosa y llamativa, pero las alfombras de césped consumen mucha agua. Evítalas si puedes, en caso de que quieras un poco de césped, plántalo en las zonas más vistosas.
    • Mantenimiento: Evita los productos químicos porque éstos podrían causar daños. En cuanto a las podas hazlo cuando realmente sea necesario.
  •  ¿Cuáles plantas son las ideales para los xerojardines?

Entre las que se pueden plantar y se adaptan a esta clase de jardines son el árbol de seda (albizia julibrissin), el árbol de Arizona (Cupressus arizonica), la palmera datilera (Phoenix dactylifera), rosa de siria (Hibiscus syriacus), alhucema rizada (Lavandula dentata) y el cactus erizo (Echinocactus grusonii).

Fuente: Jardinería On y Corazón Verde