Publicaciones

¿La iluminación afecta el estado de ánimo?

Publicado 23/12/2019

Con el nuevo estilo de vida que se vive hoy en día, la mayor parte del tiempo nos la pasamos en habitaciones cerradas y con luces artificiales y naturales. Aunque las luces artificiales trajeron posibilidades infinitas e incalculables para la humanidad, también han causado cierta confusión en nuestros cuerpos. Nuestro reloj natural se localiza en el cerebro en la zona llamada hipotálamo, la cual se vincula a los fotorreceptores ubicados en todo el cuerpo como la retina, sincronizando el reloj interno con las luces absorbidas durante el día. 

Comprender y entender el ciclo circadiano es importante porque afecta los ritmos del cuerpo humano e influye en el sueño, la vigilia, el estado de ánimo, la digestión, el control de la temperatura e incluso en la renovación celular. Investigaciones han demostrado que una adecuada iluminación todos los días, mejora el estado de ánimo y los niveles de energía, mientras que la luz deficiente contribuye a la depresión y a otras deficiencias en el cuerpo. El tipo y cantidad de iluminación afecta de manera directa al apetito, al estado de ánimo, a la concentración, etc.

  • ¿Cómo tener un ritmo circadiano saludable si se pasa la mayor parte del tiempo en lugares con luz artificial?

Normalmente, lo primero y último que se hace antes de dormir o despertar es revisar el teléfono celular. ¿Cómo los arquitectos mejorarán la salud de los ambientes a través de la iluminación? Los investigadores aconsejan imitar la luz natural mediante las luces artificiales. Por ejemplo, las luces brillantes y más fuertes son mejores en las mañanas y durante el día, mientras que las luces tenues son mejores para la noche. Un rito circadiano confuso puede alterar los horarios de sueño y dificulta la búsqueda de energía a lo largo del día. Un estudio de la Universidad de Toronto demostró que las luces brillantes intensifican la reacción emocional inicial hacia un estímulo y sus efectos pueden ser tanto positivos como negativos.

  • ¿Las tonalidades de colores influyen?

La luz tiene una relación directa con el estado de ánimo. Por ejemplo, en primavera y verano las personas suelen estar más animadas y alegres, todo lo contrario, en otoño e invierno.

La temperatura del color influye en nuestra percepción. Cuando se habla de luz fría o cálida, no se refiere al calor físico de la lámpara, sino de la tonalidad del color que irradia al ambiente. Las luces cálidas provocan que los ambientes sean más relajantes y acogedores, por otra parte, las luces más frías hacen que el ambiente sea más estimulante, nos hace sentir alertas y más enfocados por lo que aumentan los niveles de productividad. Se cree que la luz azul disminuye los niveles de la hormona melatonina, relacionada con el sueño, haciendo que nos sintamos más despiertos. Las pantallas de los móviles y las computadoras emiten demasiada luz azul, por lo que revisar estos dispositivos antes de dormir, provoca que nuestro sueño sea menos reparador.

Los tonos amarillos (localizados en la parte inferior de la escala de colores) se refieren más al anochecer y amanecer, momentos en los que el cuerpo está generalmente más relajado. Las iluminaciones débiles, indirectas y cálidas tienden a hacer que los ambientes sean más tranquilos y que las personas estén más relajadas. Sin embargo, esto podría no ser bueno para los entornos de trabajo que requieren de productividad y eficiencia, los lugares ideales para está iluminación son en restaurantes, en áreas de descanso o en dormitorios.

No obstante, la evidencia científica no demuestra que la luz influya en el estado de ánimo de todas las personas. En el descenso de horas de luz, incrementa las sensaciones de relajación como la calma, el sosiego y también la tristeza y la melancolía. Por otro lado, hay evidencias que muestran todo lo contrario, que el aumento de claridad contribuye a la activación, tanto en sentido positivo (alegría) y negativo (ansiedad). La evidencia clínica apoya la relación de la luz y la depresión. Los pacientes que sufren esta enfermedad tienen como característica la fotofobia que es encerrarse en lugares oscuros, cerrar persianas y portar lentes de sol.

  • ¿Cuál es la opinión de los expertos?

Los expertos coinciden que aprovechar la luz del sol durante el día y evitar la exposición directa a la luz fría y azul al momento de acostarse, puede mejorar la calidad del sueño y afecta de manera positiva el bienestar y la productividad de las personas. Aunque es imposible controlar la iluminación de todos los entornos y espacios en la que estarás, pero estar al tanto de los impactos de la iluminación en el cuerpo puede hacer que pienses dos veces antes de comprar una lámpara.

Fuente: Archdaily MX y La Vanguardia