Publicaciones

Las reglas del danshari

Publicado 09/01/2019

La imagen que se tiene de los japoneses es que son personas ordenadas, y esto se confirma en el libro de “Danshari, ordena tu vida” de Hideko Yamashita, con vida se refiere a los pensamientos, ideas, sentimientos y hasta al armario.

El libro trata de proponer una filosofía de vida con base en profundidad espiritual y sencillez material, el danshari es un método para conocerse a si mismo mediante el orden. Este estilo de vida está conformado por una serie de reglamentos:

La ocupación: No llenar nunca todo, sin importar si es el armario o tu mente, procura ocupar solamente el 80%. Así no acumularás objetos innecesarios, estarás dejando un margen que servirá de tránsito.

Reemplazo: Escoge aquellas cosas que te hacen feliz y limítate a ellas, con el tiempo reemplázalas si aparece una nueva que merezca un lugar, aprende a valorar lo que tienes, al limitar la cantidad de elementos, se convierten en algo más selectivo, y automáticamente el rango personal aumenta.

Regla de un toque: Es el tiempo de plantearte donde guardar lo que hayas elegido. Yamashita recomienda realizarlo de modo que la acción de guardar y sacar los objetos en máximo 2 movimientos

Libertad y autonomía: A la libertad se refiere a la libertad de selección, dice la autora. Aunque al principio no pareciera guardar tener relación con la forma en la que se ponen las cosas, asegura las pertenencias de manera vertical, como en los supermercados, ayudando a seleccionar con total libertad lo que se necesita y tener acceso sin dificultades, dando una sensación de autonomía.

La marcha automática: Actúa en consonancia con la capacidad natural del cuerpo para autorregularse y responder a los estímulos. Con el Danshari recuperas el orden de las cosas, que repercuten de forma directa con relación a ellas y la actitud de hacerle frente a los problemas. En algún momento todos nos hemos sentido al borde del desorden, por lo que “la marcha automática” se bloquea, y hay que solucionarlo, de acuerdo a Yamashita.

Fuente: elmundo.es