Publicaciones

Luces LED para la piscina

Publicado 12/07/2019

La iluminación led está revolucionando la iluminación en las piscinas. Sustituyen a las lámparas clásicas de incandescencia o las halógenas por un diodo luminoso de alto rendimiento. Además, este tipo de luces incorporan los leds RGB (Red, Green and Blue) que permiten cambiar el color para la creación de un ambiente colorido y acogedor.

Generalmente, la iluminación led trabaja a una intensidad y voltaje más bajo que las lámparas convencionales. A los leds RGB se les tiene que agregar en su instalación un modulador, porque éste controla la secuencia de colores y sincroniza los distintos puntos de luz instalados. Si se instalan sin el modulador, las lámparas quedarán con el mismo color.

  •  Tipos de instalaciones 
    • Subacuáticas: Consideradas las de excelencia. Los proyectores led se colocan en el interior del vaso de la piscina para que queden completamente sumergidas. Este tipo de instalaciones requiere de proyectos específicos, destinados de manera exclusiva para este uso. Al estar sumergidos, el nivel de estanqueidad debe ser alto para evitar posibles accidentes. Entre las opciones de luces subacuáticas están:
      • LED empotrados: ideales para las piscinas que tengan una preinstalación.
      • LED de superficie: Son fijados en la pared y se conectan al transformador para tomar corriente mediante de un cable.
      • LED rapid: Idóneos para las piscinas que no tienen preinstalación para luces, para que se conecten en las boquillas de impulsión, ocultando el cable. 
    • Exterior: Brindan ambiente al jardín y exterior de la piscina. Al igual que las subacuáticas, se pueden instalar y controlarse por un mismo modulador que se sincronice con el interior y exterior de la piscina.
    • Flotante: No se conectan a la corriente. Funcionan con baterías entre de 12 y 24V. Se dejan que floten por el agua para iluminar la piscina.

 

  • Tipo de luz
    • Blanca: Es la luz básica, los proyectores emiten una luz fija cálida entre 2700 y 3000° Kelvin. A comparación de las lámparas halógenas o incandescentes, estos proyectores ahorran en consumo y son de larga durabilidad.
    • RGB: Ofrecen una amplia gama de posibilidades por que cambian el color de la luz y la controla como desee, ofreciendo múltiples alternativas para ambientar cualquier espacio.

 

  • Moduladores: Los moduladores permiten realizar distintas secuencias de colores con sólo pulsar un botón.
    • Modulador incorporado: Permiten controlar cada lámpara independientemente y simplifica la instalación. Suelen sustituir a los proyectores halógenos, ya que sólo cambiando la bombilla se disfruta de lo que ofrece los leds RGB.
    • Sin modulador incorporado: Se instalan con el modulador aparte. Se pueden unir varios proyectores en el mismo modulador, pero se abarata la instalación y permite sincronizar todos los puntos de luz.
    • Mando a distancia: Permite encender y apagar las luces y hasta cambiar de color sin la necesidad de moverse. La mayoría de la iluminación RGB con modulador, tienen el mando a distancia incorporado.
    • Regulación digital: Los modelos de la gama más alta dan la opción de regular digitalmente. Este tipo de sistema necesita de un software informático que controla el encendido y apagado, el cambio de luces y su secuencia. Incluso, algunos sincronizan las luces con la música.

Fuente: Tuandco