Publicaciones

Mantenimiento de tu casa de playa

Publicado 09/08/2019

Si tienes una casa en la playa sabrás que requiere de un cuidado diferente a comparación de una vivienda en la ciudad, debido a que las residencias en las playas están expuestas a distintas condiciones climatológicas que pueden dañar sus estructuras. La pintura y los cimientos están expuestos a los rayos solares, a la lluvia y a la sal del medio ambiente, todos estos factores del clima causan destrozos que se pueden prevenir siguiendo ciertos cuidados de precaución.

Dichos cuidados no son complicados, se debe mantener siempre la constancia para evitar que el inmueble en la playa sufra de daños.

  • Daños comunes

Los daños más comunes en las casas de playa son en el exterior por la exposición al sol, ocasionando que la pintura pierda su tonalidad original. La sal puede dañar las bases metálicas causando corrosión y su debilitamiento. En caso de que la vivienda está hecha de madera, con el paso del tiempo los vientos, la humedad y la arena debilitan la estructura, por lo que es importante la prevención y los cuidados para evitar el colapso de algún ambiente.

Además de los cuidados básicos, una casa playera necesita cuidados extra para su mantenimiento con la finalidad de evitar gastos y trabajo sin la necesidad de estar reformándola a cada rato. Una de las cuestiones a considerar es el uso que se le da, el tiempo que se pasa en ella y las estaciones para tomar medidas preventivas para su cuidado.

  • Medidas preventivas para las casas en playa
    • Humedad: La playa es una zona de humedad por excelencia y ésta entra a la casa. Lo recomendable es ventilarla para evitar posibles malos olores y daños en algunos rincones de la vivienda. Si dejaras el inmueble cerrado por un periodo largo y quieres evitar aromas desagradables que deja la humedad, coloca recipientes pequeños llenos de vinagre blanco o bicarbonato de sodio en cada estancia. Cuando llegues a la casa por vacaciones o para pasar un fin de semana, con sólo abrir las ventanas y dejar que entre un poco de aire a la par de colocar incienso o velas empapadas en aceite esencial para un aroma agradable. Otra cuestión a que se le debe prestar atención son a las posibles goteras y/o puntos de filtración de agua que se podrían formar, estos problemas en la playa suelen agravarse rápidamente por la acción del salitre.
    • Pisos y paredes: Se recomienda instalar pisos de cerámica en paredes y suelos para que la limpieza sea más fácil y así evitar daños por la acción de la sal y la arena. En cambio, si colocas pisos de madera, ésta debe ser lo más rustica posible para soportar el ambiente (esto aplica también para los muebles).
    • Evita la arena: Es una buena idea tener una ducha externa para no meter más arena y sal en el interior de la casa. Barrer diario los suelos, sacudir los muebles y enjuagar el mobiliario exterior son algunos hábitos para conservarlos por más tiempo.

Fuente: Vix