Publicaciones

Mosaicos yucatecos

Publicado 23/04/2019

A finales del siglo XIX e inicios del XX, las artes decorativas se estaban desarrollando en todo México. Yucatán no fue la excepción, adquirió su propia personalidad y una clara muestra de ello son los pisos de pasta yucateca. Sus hermosos colores y tan distintivas formas no sólo están vigentes, sino están en constante renovación.

Las casas antiguas del centro histórico de Mérida son enormes y tienen alturas impresionantes. Una casa normal en esa época se construía con paredes de 5 metros de altura. ¿Cómo le daban los aspectos coloridos y podían llenar las habitaciones amplias? Con los pisos de pasta.

Este tipo de pisos son ideales para el calor porque una de sus características es que son frescos, además de que embellecen los lugares en donde están instaladas por sus tonalidades. Los techos, paredes y suelos se convirtieron en lienzos donde los artistas yucatecos podían expresar su creatividad. Su riqueza de los diseños es amplia, van desde una sencilla cuadricula, hasta elaborados caleidoscopios que han cambiado conforme a la época y gustos.

Al momento de elegirlas, siempre estuvieron apegadas al entorno tropical de la península. Sus típicos diseños atrevidos eran muy diferentes a las que provenían de Europa. Actualmente se conserva esta tradición yucateca, su influencia es europea y morisca. Tienen una similitud con los hipiles por sus colores.

Los mosaicos de pasta se realizan a mano, uno por uno por maestros artesanos. Aunque su producción es limitada, vale la pena la espera. El proceso comienza cuando se vierte el hormigón en un molde cuadrado. La cerámica de colores se echa en el molde del diseño y todo se debe hacer muy rápido. El paquete se coloca en una prensa hidráulica y el resultado final es la pieza de arte decorativa. Sus medidas son de 20 x 20 centímetros aproximadamente y de 1.7 kilogramos de peso. La baldosa se recoge y con cuidado se deja secar durante unas semanas. Los pisos con mosaicos se suelen encontrar en todas las casas coloniales de Mérida, Valladolid y en los municipios del estado. Dado a su valor decorativo y belleza, se utilizan en las construcciones modernas como en centros comerciales, hoteles, restaurantes, y bares. Los mosaicos yucatecos son un auténtico deleite para la vista.

Fuente: Yucatán Travel