Publicaciones

Nesting, arte de quedarte en la casa

Publicado 01/10/2019

El nesting es un término que se popularizó y ya es una tendencia. Es un anglicismo que se usa para denominar a esta práctica de quedarse en el hogar. Surgió como forma de trabajar la ansiedad, el estrés y el cansancio. La palabra se deriva de la palabra del inglés “nest” que significa nido. Probablemente en alguna ocasión lo hayas practicado sin saberlo, realizar nesting es algo que le gusta a todo el mundo a pesar de desconocer la palabra.

El nesting tiene sus propias temporadas en las personas, habrá ocasiones en la que uno no quiere salir, sino quedarse en la casa y habrá épocas en la que pasará todo lo contrario. 

  • ¿Es una práctica antisocial?

Depende. Generalmente, los que practican el nesting realizan actividades culturales que enriquecen a la mente y al cuerpo. Los pasatiempos que se pueden hacer son ver series o películas, leer libros y manualidades que desarrollen las destrezas artísticas. Una de las ventajas del nesting es que no gastarás ningún peso, es económico porque le dedicarás el tiempo a ti mismo, no suponen gastos extras por servicios. Se aprende a conformase con poco sin tener que depender de otras cosas que no aportan lo suficiente a la vida, la mente descansará y se relajará. El nesting se práctica individualmente o con la pareja, no es ningún impedimento pasar tiempo con personas en casa. Surgió en función de las necesidades de la gente ante las presiones sociales, no importa no tener un plan organizado, el nesting se adaptará a ti.

En pocas palabras, es una filosofía que invita a permanecer en la vivienda a no hacer nada que no te gusta sino todo lo contrario, nació como respuesta al ritmo frenético que nos angustia y estresa.

  • ¿La sociedad impone vivir eternamente agobiados?

El ritmo frenético de vida hace que el ser humano sea casi un robot, el cuerpo como la mente requieren de tiempo para recuperarse, es la respuesta natural al desenfrenado estilo de vida. Esta tendencia es originaria de los países nórdicos al igual que el hygge, se ha expandido alrededor del mundo porque se ha demostrado que ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Fomenta los lazos familiares aunado a que el nesting permite ahorrar.

  •  ¿Cuál es su objetivo y principios?

Es hacer todo lo contrario a lo que normalmente se realiza, sin embargo, también se hace las actividades que a uno le gusta. Contrarresta el ritmo frenético para lograr el equilibrio mental y del cuerpo. Invita a vivir el presente desde el punto de vista de descanso y relajación. Los principios del nesting es no planificar, hacer lo que te gusta y te relaja, no tener prisas y hasta permitir el lujo de aburrirse. El aburrimiento fomenta la empatía y ayuda a valorar lo que se hace durante el día.

Para que el nesting tenga eficacia, es de vital importancia no planificar y acelerarse. El objetivo es relajarse al realizar tareas o actividades que nos digan que estás viviendo el presente. Por ejemplo, si estás practicando el nesting con tu hijo y estás jugando, de nada servirá estar pensando que el lunes tienes que darle el reporte a tu jefe o lavar la ropa, el propósito es no pensar en nada, el cerebro necesita relajación y descanso para aliviar el estrés y ansiedad. Para que tenga efectividad, el entorno no debe descuidarse. De poco va a servir practicarlo en un hogar desordenado y sucio con la ropa tirada en el piso.

El “nido” deberá estar confortable, limpia y ordenada. La luz natural debe llegar a todos los lugares del hogar para las plantas naturales que están en las estancias. Aunque tiene muchos seguidores, tiene sus detractores quienes afirman que fomenta la decoración del hogar. El nesting solamente propone tener una casa acogedora y cómoda, no sustituir los muebles y los objetos decorativos, bastará con una vivienda iluminada, limpia y ordenada para sentirse a gusto.

  • Libros sobre el nesting

El nesting como práctica es relativamente nuevo, no obstante, hay libros que tratan sobre el tema como “Simple Pleasure Nesting”, “Make Your Place”, además de ebooks como “Simple Matters” y “The Nesting Place”.

Fuente: Viacelere y Computer hoy