Publicaciones

No hacer nada es un arte

Publicado 08/01/2020

La palabra holandesa “niksen” significa literalmente “no hacer nada”. Este nuevo estilo de vida se apoderó de los hogares holandés, llegando hasta Dinamarca y de apoco arribando a otros países. Conoce todos los por menores de este movimiento.

Cada día el estrés tiene mayor presencia en las personas, en especial en aquellas que bien en grandes ciudades con mucho movimiento durante el día y hasta la noche. Ante estos ritmos acelerados de vivir han surgido muchos movimientos para la salud mental y el bienestar, como el caso del “hygge” que trata sobre sentirte a gusto en la casa.

  • ¿Cuáles con las ventajas del niksen?

Como ya se mencionó al inicio, hace honor a su significado al no realizar prácticamente nada. Por ejemplo, quedarse frente a la ventana y observar el exterior, tomar una taza de café en el sofá o escuchar tus canciones favoritas. Este estilo de vida en sí ya es conocido como se dice coloquialmente en México, “echar la flojera”. En esta parte geográfica del mundo, el pensar que alguien siempre está ocupado, es porque es una persona trabajadora y, por consiguiente, exitosa. En algunas ocasiones no siempre es así, los estadounidenses en los últimos tiempos al sentirse cansados laboralmente dicen que están “burn out” (estar quemado).

El no mover ni un sólo dedo para realizar alguna actividad, no quiere decir que la estamos “echando” u holgazaneando, estudios afirman que permanecer inmóviles es como “soñar despierto”, estimulando la imaginación para ser más creativos. En pocas palabras, el niksen es un método para recargar las “pilas” y tener energía para ser más productivo.

  • ¿Cómo se práctica?

Todos en algún momento nos cansamos y no tiene nada de malo. Para practicar el niksen se debe seguir unos lineamientos.

    • Detente cuando estés cansado. - Hay ciertos momentos del día cuando uno se siente muy productivo, pero cuando te sientas que ya no lo eres, es momento de detenerte para dar un paseo o tomarte un breve descanso.
    • Prioriza tus actividades. – Para estar lo más tranquilo posible, prioriza por orden de importancia las labores en tu trabajo y en el hogar.
    • Mantén la paciencia. - Al incluir el niksen en tu vida, notarás la diferencia, pero no será de la noche a la mañana. Ten paciencia y no te crees muchas expectativas para mantenerte controlado.  La clave es no desanimarse y ser paciente. Es como cuando inicias una rutina nueva de ejercicio, al principio estarás adolorido, pero con el tiempo lo dominarás.
    • No uses aparatos electrónicos. – El momento de no hacer nada es para desconectarse y entrar en un estado de ánimo para contemplar, por lo que no se debe usar teléfonos móviles.
    • Procura no estar ocupado todo el tiempo. – En caso de que no estés haciendo absolutamente nada, tómalo de manera seria. Si alguien te pregunta lo que haces contesta serenamente: “nada”. Si en un momento tienes el pensamiento de que te estás volviendo en un perezoso, recuerda que el niksen no es pereza, sino una actividad recuperadora de energía mental.
  • Espacio para realizar el niksen

Para llevar a cabo el niksen, es ideal buscar un buen sitio como una vivienda con menos pantallas o dispositivos móviles. En la oficina, permítete esos momentos de desconexión de las labores cuando te sientas agotado de la mente. Si cuenta con un jardín, sal por un momento a tener un breve descanso y estimular la serenidad. Cuando estás en momentos de ocio es cuando vienen las ideas productivas. Aprovecha esos ratos como la hora de la comida o en el transporte público.

  • ¿Es necesario practicar el niksen en la vida?

La idiosincrasia en América Latina no fomenta que las personas estén sin moverse. El estar ocupados la mayor parte del tiempo podría provocar el no sentarse, ocasionando que el cerebro pierda la capacidad de mandar la señal de sentarnos. Con base a una investigación de la psicóloga de la Universidad de Lancashire Central de Reino Unido, Sandi Mann, descubrió que soñar despierto es un efecto que no se puede evitar cuando se está inactivo. Las personas sacan su lado creativo, aunque para lograr esto, se requiere de total inactividad. “Hay que dejar que la mente busque sus propios estímulos para que la mente vaguee y haya más probabilidades de que las ideas creativas lleguen”. El autor del blog “A Life of Productivity”, Chris Bailey, opina que la inactividad es una buena aliada para recuperar energías, sino de lo contrario no se es productivo.

Fuente: AD México, nytimes y código nuevo