Publicaciones

No sigas haciendo ciertas cosas, tu perro las odia

Publicado 29/10/2019

En estos tiempos es muy común ver a un perro en el hogar, considerándolos ya parte de la familia y ser uno de los integrantes más consentidos. Aunque no lo sepas, hay ciertas cosas que hacemos siempre que a ellos tal vez no les guste, dependiendo de cada can. Te diremos cuáles son para que ya no las hagas y tengas feliz a tu amigo peludo.

Antes de entrar de lleno al tema, recuerda que los perros tienen su propia personalidad, así como las personas, ciertas cosas no les agrada y otras sí. Préstale atención y detecta que acciones les disgusta para que las erradiques.

  • Mirarlos directamente a los ojos: Aunque no lo creas, el observarlos fijamente los hace sentir incómodos. En su lenguaje corporal lo interpretan como un acto provocativo o un reto, en especial si estás tratando con un perro callejero. Si es tu mascota, esto no puede significar un problema.
  • Los abrazos: Es inevitable no abrazarlos luego de un día completo de estar en el trabajo, habrá algunos canes que son los primeros en abrazar a su dueño, sin embargo, no todos los perros tienen la misma manera de ser. Por ejemplo, si un desconocido intenta abrazarlo, podría ser contraproducente. Si tienes la costumbre de rodearlo con tus brazos, algunos lo tomarán como juego u otros como señal de dominación. Presta atención a cómo reacciona cuando lo abraces.
  • Tocarles la cara: Algunos hasta pondrán su cara en nuestra pantorrilla para que se la acariciemos, otros simplemente con acercar la mano reaccionaran agresivamente por sentirse en peligro o por invadir su espacio. Si se aleja o da señal de que no quiere que le toquemos su rostro, respétalo y no lo hagas.
  • Que tenga la correa muy tirada: Al dar un paseo junto con él, si la correa está demasiado tirada o apretada hará todo lo posible para liberarse. Ponte en su lugar, a ti tampoco te gustaría estar así. Libera un poco su correa sin dejarlo del todo libre para que no haga de las suyas y no se ponga ansioso o nervioso.
  • Los paseos rápidos: Requieren de cierto tiempo para conocer y explorar el sitio donde se encuentran para sentirse seguros, en especial cuando están a punto de realizar sus necesidades fisiológicas. No lo presiones y dale tiempo, paséalo un rato para que haga un poco de ejercicio físico.
  • Que los regañemos sin ninguna razón: En ocasiones por el estrés o un mal día, nos desquitamos con el canino sin que haya hecho nada. La energía negativa la transmitimos a ellos, y cuando gritamos no entienden el motivo del por qué lo realizamos. Para algunos esto los asusta o, al contrario, los pone también de mal humor.
  • Ponerle vestimentas innecesarias: En temporada de frío normalmente le ponemos ropa para que se protejan de las bajas temperaturas o sólo por el mero gusto de vestirlo. En el mercado existen prendas especiales que se adaptan a su ergonomía para que se sientan cómodos. Lo que odian es que siempre los vistamos y los dejemos por tiempos prolongados con la ropa, uno que otro se acostumbra, pero otros recurren a destrozar la vestimenta. No humanices a tu perro, lo único en común que tenemos con ellos es que somos seres vivos.

Fuente: Bezzia y Experto Animal