Publicaciones

Passivhaus: Arquitectura bioclimática para ahorrar

Publicado 11/02/2020

Este tipo de construcciones están especialmente diseñadas para ahorrar, implicando un cuidado al medio ambiente por ser sostenibles y ecológicas, repercutiendo en el bienestar de las personas. Conoce el passivhaus, te diremos que es y cómo funcionan estas casas.

  • ¿Qué es la passivhaus?

Son construcciones que usan recursos de la arquitectura bioclimática con eficiencia energética superior si se compara con las viviendas tradicionales y convencionales. Esto se debe porque a grandes rasgos, “esconden” mucho más este concepto. Son diseñadas para aprovechar al máximo la radiación solar y la luz natural, debido a que poseen un alto aislamiento y renovación del aire mediante un sistema de ventilación junto con un recuperador de calor.

Aproximadamente, un hogar pasivo llega ahorrar entre un 70 a 90% de consumo energético. Los principios estándar de estas casas están basados del estándar alemán “Passivhaus”, de ahí que toma la nomenclatura e indica que hay que considerar las condiciones climatológicas y geográficas de cada sitio con una buena protección, orientación y captación de radiación solar, aunado a un alto grado de aislamiento y una excelente estanqueidad del aire exterior de todo el edificio con carpinterías con alta eficiencia energética.

  • Orígenes

La primera edificación levantada bajo el estándar de Passivhaus fue en Darmstadt, Alemania, en 1990. En septiembre de 1996, el Passivhaus-Institut fue fundado en la misma ciudad con el propósito de controlar y promocionar este estándar. Se calcula que se han edificado miles de casas bajo esta técnica, la mayoría situadas en Austria y Alemania. En el mismo año de la fundación del instituto, a la par se creó el Grupo de Trabajo “Economical Passive Houses Working Group”. Estos desarrollos solo son posibles tras haberse desarrollado sistemas de ventilación y vidriados de alta eficiencia energética. De manera paralela, las primeras viviendas pasivas se construyeron en Stuttgart en 1993, y en Naumburg, Hesse, Wiesbaden, y Colonia en 1997.

Los productos que se desarrollaron por Passivhaus, se comercializaron en la Unión Europea con los auspicios del proyecto CEPHEUS. Hasta al otro lado del mundo, en específico en Estados Unidos, el primer edificio con el estándar pasivo se ubicó en Urbana, Illinois en 2003 y el primero en ser certificado se mandó a construir en Waldsee, Minnesota, en 2006. Los avances a pasos agigantados en el desarrollo de las construcciones pasivas se centran en casas unifamiliares, no obstante, se ha ido utilizando en oficinas, edificios gubernamentales, hoteles, centros educativos, entre otros.

  • ¿Cuáles son los beneficios para la salud?

Las viviendas passivhaus son el claro ejemplo de sostenibilidad. No sólo ahorran y son amables para los bolsillos, sino que también hacen lo propio en lo social y medioambiental. Diversos estudios reiteran y avalan los beneficios para la salud de los habitantes por la renovación constante e inteligente del aire, por su incidencia de la luz solar y por la utilización de materiales naturales y menos contaminantes que los convencionales, ayudando a prevenir y reducir infecciones o enfermedades respiratorias como el asma y la fibromialgia, por mencionar algunas.

  • Sus características

Las casas deben cumplir con ciertas características para garantizar y obtener la calificación energética máxima para que el consumo de energía sea nulo. Los muros deben tener un espesor considerable para que la pérdida de calor sea limitada para lograr una temperatura agradable en el interior sin importar la estación del año sin recurrir al aire acondicionado o calefacción.

No será necesario abrir las ventanas para que se ventile los interiores por que las viviendas pasivas tienen un sistema depurador del aire. Tanto las ventanas y puertas son de primera calidad para garantizar la estanqueidad en su totalidad y que no se pierdan mediante ellas por el calor o frío. Para la construcción de un inmueble pasivo, es fundamental una planificación previa para que conseguir un diseño inteligente para que cumpla con todas sus características. Generalmente, se recomienda que en las estancias donde se suele pasar más tiempo como la sala de estar, se orienten en el sur para aprovechar la luz solar. Las passivhaus garantizan un confort térmico y calidad constructiva superior por el concepto inteligente y no por la infraestructura desmesurada.

Por el bajo consumo, se ahorra en las facturas de consumo, además de que se reducen las emisiones de CO2 (dióxido de carbono). Por ejemplo, una casa pasiva de 350 metros cuadrados deja de emitir al año el equivalente de CO2 que absorben los árboles en un año.

Fuente: Hola, Wikipedia y Sostenibilidad