Publicaciones

Perdí las escrituras de mi casa, ¿ahora qué hago?

Publicado 13/01/2020

Pasó lo que nunca pensaste que podría suceder, ya sea por un descuido o por circunstancias de fuerza mayor perdiste las escrituras de tu hogar. ¿qué hacer en estos casos?, ¿cómo se podrá comprobar que soy el dueño legítimo de la vivienda? No pierdas la calma que te diremos que hacer si estás viviendo en carne propia de este bochornoso momento.

La primera medida preventiva es guardar en sitios seguros los documentos ante posibles desastres naturales, en el caso de Yucatán son los huracanes, y las escrituras de la casa entra en la categoría de documentos importantes para que no se pierdan o sufran de daños. Basándonos con los códigos civiles y leyes de nuestro país, las escrituras de un inmueble están inscrita en el Registro Público de la Propiedad para que sea una especie de respaldo. A veces, los códigos civiles permiten demostrar que una propiedad sea mediante un contrato privado con firmas que hayan sido ratificadas en alguna instancia administrativa o algún fedatario que esté inscrito de igual manera en el Registro Público de la Propiedad. Los procedimientos varían dependiendo si la casa está escriturada o no.

  • ¿Qué pasa si mi casa está escriturada?

Si la casa está escriturada y perdiste las escrituras, tranquilízate que hay una solución. De acuerdo con el Colegio Nacional de Notariado Mexicano (CNNM), si se pierden los documentos de escrituración se pueden recuperar con el notario quien haya realizado el trámite si es que no ha pasado más de 5 años. Si ya transcurrieron más años, acude al Archivo de Notarías o al Registro Público de la Propiedad del estado. Al llegar, proporciona el número y nombre del notario, la fecha y el número del instrumento público para que la búsqueda sea más fácil.  Las viviendas hipotecadas por instituciones financieras son las que tienen dicha información si sacaste tu casa a través de bancos. También en las oficinas o tesorerías catastrales de la localidad se pueden recuperar los documentos prediales.

  • ¿Y si mi casa no está escriturada?

Dirígete al notario para que te dé asesoría sobre los procedimientos a seguir. Para comprobar quien es el dueño del inmueble de acuerdo con CNNM, se debe apoyar en el plano del padrón catastral, los alineamientos de numeración y las licencias de construcción para entablar un juicio que va a permitir comprobar a la propiedad para otorgar y firmar la escritura.

Si la casa no tiene daños o los ha sufrido, pero no está escriturada, lo recomendable es regularizarla acudiendo con un notario para que compruebe las características básicas del bien. Entre las cuestiones a verificar del notario es el nombre de quien esté inscrito en el Registro Público de la Propiedad, que no haya un juicio sucesorio inconcluso, que el inmueble no posea una hipoteca y se encuentre en una situación fiscal regular, y que en ambas áreas existe una manera de acreditar la forma de pago. Si la residencia tiene un dueño anterior, el actual y el pasado deben ir al notario y reunir los documentos necesarios para la escrituración.

  • ¿Qué documentos solicitan?

Para el dueño anterior, se solicita: escrituras previas del inmueble, identificación oficial, acta de nacimiento, de matrimonio, divorcio o defunción en su caso, CURP, RFC, comprobantes domiciliarios, predial, etc. Para el nuevo dueño o comprador, se solicita una identificación oficial, CUPR, RFC, acta de nacimiento, matrimonio, etc.

Cuando toda la documentación esté completa, el siguiente paso es la firma de la escritura bajo un protocolo del notario, el cual se expide la escritura para inscribirla en el Registro Público de la Propiedad.

Si se te perdieron las escrituras, ya sabes que realizar. No dejes que pase más tiempo y quítate ese gran pendiente.

Fuente: El Economista