Publicaciones

Pérgolas Bioclimáticas

Publicado 06/07/2018


En la arquitectura, los elementos decorativos abren paso a una nueva generación en la que las nuevas tecnologías y los materiales aplicados a los principios de la arquitectura bioclimática enmarcan el ambiente y nos permiten disfrutar de los espacios exteriores, teniendo presencia en los porches o en terrazas con gran elegancia.

Estas pérgolas están construidas íntegramente en aluminio y se adaptan a las condiciones climáticas de cada momento para proporcionar un uso continuado de nuestra terraza durante todas las estaciones del año.Son capaces de proporcionar un cierre estanco cuando la lluvia o la nieve están presentes a la vez que permiten orientar las lamas en la dirección de los rayos solares para hacer más confortable en época de frío.
Por ello se llaman bioclimáticas, porque son un sistema capaz de regular por sí mismo, “de forma natural” la temperatura del espacio exterior.

Es el caso de las pérgolas bioclimáticas, que aplican los últimos recursos para reducir el consumo de energía. Si quieres disfrutar en tu jardín del aire libre los 365 días del año, mantente atento a este artículo en el que te mostramos todo lo que debes saber sobre las pérgolas bioclimáticas. ¿Te animas a descubrirlas con nosotros? ¡Te sorprenderán!

La manera más cómoda de disfrutar de tu terraza
Instalar una pérgola bioclimática en tu jardín o terraza es una decisión segura, no sólo por el diseño, la innovación y la vanguardia que aportan, sino también por el confort y la funcionalidad que se consigue. Además, podemos disfrutar de ella en cualquier ocasión con la máxima garantía y calidad gracias a los diseños personalizados. La exclusividad y la elegancia toman el protagonismo del espacio.

Lamas orientables que regulan la luz
Las lamas suelen ser orientables entre 120 y 170º. No sólo permiten protegerse de la radiación solar manteniendo un espacio bien iluminado, sino que también generan ventilación natural en un espacio con sombra. La circulación del aire entre las lamas evita el efecto invernadero, puesto que el aire se renueva y se refresca funcionando como una climatización natural. Existen sistemas con sensores de lluvia y viento. Es decir, dispositivos con los que la pérgola orienta las lamas automáticamente en la posición más conveniente cuando detecta que cae agua del cielo o que el viento sopla más fuerte de lo normal.

Infinidad de materiales
En el mercado existen una gran variedad de materiales, así como diferentes opciones para combinar y hacer el cerramiento a tu medida. Gracias a la investigación, también encontramos persianas enrollables resistentes al viento y automáticas que crean un ambiente protector. También existen paneles con protección solar o lamas de madera con posibilidad de personalización. Aún así, los materiales más utilizados suelen ser los aluminios y los sintéticos, aunque la madera vuelve a estar de moda y combina con facilidad con otros materiales.

Disfrútala todo el año
En invierno las lamas se cierran completamente, impidiendo la entrada del agua o del viento. Cuando el sol entre por los laterales, las pérgolas bioclimáticas ofrecen la solución perfecta con la utilización de paneles de cerramiento inteligentes. Estos pueden estar fabricados en diferentes materiales: metacrilato, celosías, paneles móviles o elementos textiles que ofrecen bloqueo de la radiación solar, filtrado de la luz e, inclusive, integración de circuitos de calefacción. De esta forma crearás un efecto invernadero, es decir, un espacio en el que se acumulará el calor del día y que se trasladará al interior de la casa en la noche.

La evolución de los tejidos específicos para exteriores permite utilizarlos en las pérgolas, en sustitución de las lamas. Los techos textiles ofrecen una protección solar y no permiten el paso del agua gracias a su tejido impermeable. Una gran ventaja es que pueden plegarse y desplegarse con sistemas automáticos. Otra aplicación interesante son las lonas tensadas, que adoptan formas creativas y diferentes combinaciones, siempre en función de su corte y de la posición de los puntos de agarre mediante cables de acero inoxidable.

Las pérgolas bioclimáticas protegen de la lluvia, del aire, del sol y regulan la luz. Además, su configuración se adapta a todos los espacios de exterior, creando un ambiente único y dando una agradable sensación de abertura y libertad de visión.

¿Y tú? ¿Conocías la existencia de este tipo de pérgolas? Cuéntanos tu experiencia.

FUENTE:HABITISSIMO