Publicaciones

Persianas alicantinas

Publicado 09/12/2019

Las persianas alicantinas se han adaptado a los tiempos actuales y se han convertido en todo un símbolo de estética en las fachadas. Con su estructura de lamas dispuestas para el enrollamiento, va más allá de la aportación de las fachadas rústicas.

  • ¿Qué son las persianas alicantinas?

Las persianas alicantinas provienen de la zona costera de Alicante como bien indica su nombre, concretamente de Sax. El poblado alicantino vivía de la producción de vinícola, cultivaban parras o vid que extraían de la uva. Un día luego de largas jornadas laborales y soleadas, ante todos los aspectos molestos del verano como las moscas, se le ocurrió juntar las ramas secas y crearon “cortinas de palillos” para protegerse. Con el tiempo mejoraron la cortina, secaban las ramas y las trataban con químicos y las pintaban. En esos momentos, las persianas sólo protegían sus casas, pero en 196, el visionario Vicente Barceló Santoja mandó a desarrollar toda una industria manufacturera y el pueblo alicantino de Sax comenzaron a construir cortinas orientales hechas de sarmiento de vid que después se llamaría persianas alicantinas.

Poco apoco las ramas de vid se sustituyeron por láminas de madera y se agregó el cordón y la polea. Las persianas alicantinas comenzaron a tener un aspecto más parecido a las actuales. Son demasiados resistentes, en especial las de madera, por eso no es nada extraño que se sigan vendiendo y sean un éxito en ventas. No sólo protegen del calor, por su estructura dejan pasar aire y también reguardan el frío. Son buenos elementos decorativos gracias a sus materiales, versatilidad, colores y tratamientos. Han tenido una evolución en materiales y colores, por ejemplo, las persianas de PVC que se fabrican con accesorios y barnices innovadores hasta al grado de constituir por ellas mismas un elemento combinable en cualquier lugar.

Su instalación y fácil manejo proporcionan una sencilla dinámica de funcionamiento, motivo principal del por qué las persianas alicantinas de madera o de cualquier otro material son de los dispositivos preferidas para ventanas. En la actualidad, la fabricación de las persianas alicantinas facilita su uso en otros formatos como los horizontales que propician sombras frescas en verano sirviendo como techo provisional para patios o pérgolas con estructuras para tal efecto.

  • Persianas alicantinas de madera

Son las tradicionales por excelencia. Son la mejor opción por ser duraderas, funcionales y atemporales. La madera aísla por completo del exterior y no deja pasar el calor o frío. ¿A quién no le gusta personalizar el hogar para reflejar la personalidad? Las persianas alicantinas de este material se pueden dejar en su color natural o pintarlas de otro color y hasta barnizarlas. Cuando se colocan en las puertas, es recomendable que tengan un buen tratamiento de barniz exterior de primera calidad por ser zonas que están expuestas a la intemperie.

  • Persianas alicantinas de PVC

Son una gran alternativa si se va a enrollar la persiana frecuentemente por que pesan menos que las de madera y son prácticas, sus láminas son resistentes y duran a los rayos solares y a las lluvias. Son más económicas y versátiles que las persianas alicantinas de madera, podrás elegir cualquier color, los más típicos son las tonalidades azulados y rojizos. Son fáciles de limpiar y mantener, con una bayeta, paño húmedo o algún producto para tratar el PVC quedan como nuevas. Una de las características es que las láminas son huecas y con el extra de eficacia en los puntos más expuestos a la humedad como en terrazas, jardines y patios.

  • ¿Cuál tipo de persianas alicantinas es mejor?

Ambas persianas son excelentes para el hogar, cumplen con proteger de la lluvia y de los días soleados, sin olvidar mencionar que son elementos decorativos que harán que te sientas como si estuvieras de vacaciones en tu propia casa. Son fáciles de utilizar, basta con un cordón para enrollarla y desenrollarla. Su instalación no es complicada, la clave es medir bien en donde se colocará. Son resistente dependiendo de su ubicación. Si quieres duraderas, las de maderas son las ideales por su ergonomía y peso ya que soportan mejor las fuertes ráfagas de viento, en cambio las de PVC resisten la lluvia con mayor facilidad.

Adquirir persianas alicantinas a medida es la mejor alternativa si se busca una adaptación perfecta de su área a la futura ubicación. Estos dispositivos funcionan mejor en exteriores en forma vertical, inclinada u horizontal. Oras de las cuestiones a considerar de las persianas alicantinas son las medidas del espacio en donde estarán.

Fuente: Nordictreats y Organizarte Magazine