Publicaciones

Pisos de linóleo

Publicado 11/10/2016

Los pisos de linóleo son una buena opción cuando se tienen pocos recursos y escaso presupuesto para el piso de un área de alto tráfico del hogar. Muchas veces se nos ofrece este material pero por desconocimiento lo dejamos de lado.

 El linóleo es una mezcla de corcho, piedra caliza molida, aceite de linaza, pigmentos minerales, harina de madera reciclada y resinas de árboles montadas en un soporte de yute. Curiosamente, su nombre es una combinación de las palabras en latín para el lino (Linum) y aceite (óleo).


Se usa en cocinas y se puede encontrar también en tejas, láminas e incluso piezas de corte que parecen alfombras. Se pega al suelo con adhesivo y por eso se vende en varios tamaños y medidas, lo que permite que se coloque en cualquier espacio. Se acostumbra usarlo como piso de áreas de alto tránsito por su durabilidad y lo fácil que es limpiarlo.


El linóleo es considerado un material amigable con el medio ambiente porque no está hecho con ningún elemento químico tóxico, sino de productos naturales. Es biodegradable y muy fácil de limpiar, es excelente para las áreas de alto tráfico como la cocina, la sala o los pasillos y además puede llegar a durar unos 40 años o más.


El mantenimiento de los pisos de linóleo es muy sencillo. Una escoba y un paño húmedo son suficientes para mantenerlos en óptimas condiciones y libres de bacterias y suciedad. Se pueden limpiar tantas veces como se desee y su consistencia no determina una frecuencia determinada o una restricción en el aseo.