Publicaciones

¿Por qué mi perro destruye la casa?

Publicado 09/12/2019

Después de una jornada laboral, lo que queremos es llegar al hogar, aventar el portafolio y descansar para al día siguiente repetir la misma rutina, pero ¡sorpresa! Tu perro te da la bienvenida y en vez de ladrarte, moverte la cola y brincar de emoción al verte… ¡la casa está hecha un caos! Todo mordisqueado, con suciedad en todas partes y sólo ves a ese ser peludo con su carita angelical que no “rompería ningún plato”. Te diremos algunos consejos para que tu amigo canino ya no haga de las suyas en tu ausencia.

Es imposible estar todo el día en la casa porque tenemos que trabajar, por consiguiente, el perro se queda completamente solo. Te podemos asegurar que mínimo, por lo menos una vez tu animal destrozó un mobiliario del hogar, regó papeles o mordisqueó el sofá o silla. Por más paciencia que tengas, habrá algún momento que se te agote a pesar de que el perro siempre te verá con buenos ojos.

Factores que provocan que el perro destroce lo que vea

Son muchos los motivos para que el can destroce lo que está en su camino, es algo que pasa con mayor frecuencia de lo que crees porque es su naturaleza, no obstante, el comportamiento de nuestra mascota la podemos corregir.

  • Genética: Hay razas de perros que por su genética tienen mucha energía que deben de sacar, sumándole su personalidad. Estaría mal generalizar que cierta raza se comporta de esa manera, hay canes que son más calmados.
  • Ansiedad: Por estar mucho tiempo solos, debes de darle atención para que estén entretenidos y se sientan acompañados. Al estar solitarios, buscan la forma de evitar sentirse así y una forma de mitigarlo es mordisquear las cosas.
  • Aburrimiento: Si tú estás aburrido y buscar que hacer para ya no estarlo, ahora imagínate como se sentirá tu perro. El can por naturaleza siempre busca entretenerse, por eso cavan y muerden lo que se encuentren.

¿Cómo evitar que haga destrozos?

Por la falta de tiempo por estar trabajando, se convierte en una tarea difícil pero no imposible. Sigue estos consejos para demostrarle a tu perro que lo quieres y sobretodo, que se tranquilice y no cause disturbios cuando no estás en el hogar. 

  • Sácalo a pasear: Si trabajas gran parte del día, considera esto para sacar un poco de tiempo para sacarlo a pasear al parque. Evita distractores como el teléfono, pasa tiempo con él, lleva una pelota para jugar y saque todas las energías que tiene. Cuando lleguen al hogar, estará agotado.
  • Dales un hueso de carnaza: Son aquellos huesos de juguete que se van deshaciendo cuando el perro lo muerde. Los mantendrá ocupados por mucho tiempo hasta gastarlos, tomarán breves descansos para posteriormente seguir.
  • Juguetes para que se entretengan: Hablando de juguetes, hay muchos en el mercado como peluches y pelotas. Su hocico estará ocupado en ellos y no en tus pertenencias. Es importante hacer énfasis de que los juguetes no son la solución, son una alternativa que brindan buenos resultados para distraerlos momentáneamente.
  • Edúcalo: Los perros son demasiados inteligentes, no los subestimes. Si los educas a temprana edad aprenderán a erradicar ciertos comportamientos. Responden mejor ante una voz que con una acción, cuando digas “no” que sea tajante para que aprenda a diferenciar cuando algo no debe de hacer. No lo grites y le inflijas violencia, la paciencia es la clave.
  • Como último recurso: el limón: A los perros les desagrada los olores cítricos. Deja pedazos de limón en la casa o sitios que normalmente mordisquea. Verás que ni por ningún motivo seguirá haciendo sus destrozos por el aroma que emana estos frutos verdes.

¿Tener otro perro es mala idea?

Con esto nos referimos a que haya otro canino para acompañarlo y para que jueguen. El tener otra mascota no es fácil porque en ocasiones uno no se adapta a la presencia del otro por ser territorial, llevará un proceso de adaptación para que se lleven bien. Si se llegan a entender inmediatamente, se olvidarán de hacer destrozos en el hogar.

Fuente: Bezzia y mis animales