Publicaciones

¿Qué es la economía compartida?

Publicado 06/09/2019

Este tipo de economía permite la alianza en bienes raíces para que los involucrados colaboren entre sí en plataformas como Airbnb y se conviertan en inversionistas. A esta práctica se le conoce como “Gig Economy”.

Los emprendedores en el mercado laboral gracias al gig economy está cambiando el mercado laboral. Además del Airbnb, Uber potencia este tipo de economía y en el mundo inmobiliario hay unos claros ejemplos del intercambio entre personas interesados en la inversión y monetización de los bienes raíces: colivings, crowfunding y coworkings. Economistas se refieren al gig economy como autoempleos para trabajadores, profesionistas y técnicos que ofrecen y venden sus servicios por proyectos o durante un lapso de tiempo. Se estima que para el 2020, el 45% de los trabajadores será nómada y el 40% freelance, de acuerdo con estudios del 2012 de la empresa tecnológica Intuit, mencionada en el libro de Raquel Roca, “Knowmads los trabajadores del futuro”. En resumidas cuentas, se tendrá que trasladar donde haya trabajo y los ingresos monetarios serán de 50% para la vivienda en las urbes importantes del mundo, entre ellas CDMX.

En opinión de la líder de World Economic Forum, WEF (Compromiso Gubernamental y Futuro de la Producción del Comité Ejecutivo del Foro Económico Mundial), Helena Leurent, la desaparición de empleos será de 7.1 millones en sectores administrativos, y se crearan 2 millones en áreas de matemáticas, ingeniería y computación. En resumen, habrá menos empleos, aunque con mayor remuneración por trabajadores especializados.

  • ¿Qué ha ocasionado el gig economy?

Con este movimiento económico, el coworking ha provocado la aparición del coliving, comunidades compartidas con amenidades de una residencia como habitaciones, cocinas, servicio de internet, etc., para que los pagos de alquiler sean flexibles. A 10 años del origen de la plataforma Airbnb, Estados Unidos pasaba por una crisis inmobiliaria que provocó que varios inversionistas no tuvieran ingresos. Por eso surgió la idea de que los viajeros y turistas habitaran inmuebles desocupados por días, semanas o meses. Cada día se van sumando nuevos modelos inmobiliarios al gig economy, tecnologías como Prop Tech y FinTech, permiten que los inversionistas se sumen con montos pequeños a redes de financiamiento para que puedan invertir en nuevos desarrollos.

  • Presencia en las redes sociales

Las corporaciones de Twitter y Facebook fueron el punto de inicio por que ponían en contacto a productores y consumidores de información sin producir nada de contenido, los propios internautas son los que de manera voluntaria lo generaban gratis. Las dos plataformas cuentan con un sinfín de seguidores que suben contenido todos los días para obtener ingresos por servicios. El gig economy es idóneo para los innovadores tecnológicos.

El gig economy es el futuro del trabajo y se irá adaptando a los nuevos modelos de negocios, los ejemplos claros son cuando pides que te lleven comida mediante tu teléfono en aplicaciones o que un taxi te recoja sin importar en donde estés sin la necesidad de esperar a que pase uno y ver si está desocupado. Por estas apps, los usuarios y empleados podrían desaparecer para que las relaciones serán directas e inmediatas por estas plataformas digitales.

Fuente: Obras Web, Startupxplore y El confidencial