Publicaciones

¿Qué es un coaching inmobiliario?

Publicado 22/03/2019

Comprar un departamento o vivienda es un paso grande que requiere de un estudio a fondo sobre los siguientes puntos: la seguridad, transporte público, la zona en donde vivirás, etc. La experiencia de una compra inmobiliaria debe ser igual y similar de cuando se adquiere un automóvil, seguro, sencillo y sobre todo, que sido tú tomes la decisión.

El principal objetivo del coaching inmobiliario es el de ayudar a los profesionales de la inmobiliaria a mejorar y lograr sus resultados, en pocas palabras, vender más y mucho mejor. El coaching brinda apoyo a los agentes comerciales, captadores de propiedades, directivos y directores de las agencias inmobiliarias para definir sus objetivos, superando los obstáculos que impidan el logro de las metas. Las limitaciones o dificultades no las pone el mercado inmobiliario, si no las personas se las ponen internamente, provocando automotivación y por consecuencia, no lograr los objetivos trazados.

La presión de captar una determinada cantidad de propiedades o de alcanzar ventas mensuales, o si la cifra de producción de la agencia no es buena, causan estrés y frustración, ya sea de que se trabaje en una franquicia o como freelance. En el mundo de las inmobiliarias, aún perteneciendo a una agencia o red de agencias, se trabaja autónomamente, no se pueden encontrar empresas y agencias en la que hayan nominas fijas, la mayoría trabajan exclusivamente bajo comisiones. En resumen es: “Si no vendes, no comes”. Son muchos los motivos que influyen para que una venta “se caiga” o para que no se llegue a firmas los documentos. Desde no obtener la financiación por parte de los compradores, que el interesado cambie de opinión o que el precio de la vivienda incremente de precio.

  • ¿Cómo ayuda un coaching inmobiliario?

El coaching inmobiliario te ayudará a reforzar las capacidades de focalización y te enfocará a los objetivos, a la vez que conocerás cuales son las debilidades y los obstáculos que uno mismo posee para lograr cierres de ventas y captaciones de clientes. Igual gestiona la presión y el estrés ante la ausencia de resultados en las ventas. Conocerás mejor a los clientes, descubrirás sus necesidades, motivaciones y poder ganar su confianza para que se apoyen en el profesionalismo para comprar una casa. Además mejora las herramientas de comunicación para entender de mejor manera al cliente, desde la comunicación no verbal del cliente y comunicación no verbal tuya.

  • No confundir el coaching inmobiliario con autoayuda

El coaching inmobiliario no tiene nada de relación con la autoayuda, son procesos completamente diferentes. La orientación del coaching es al desarrollo de capacidades en un entorno laboral y no personal. El resultado del proceso de coaching es desarrollar conocimientos profundos y habilidades. Cuando se elija un coach debe ser con cuidado, porque la persona que impartirá el proceso debe poseer un profundo y amplio conocimiento del tema

  • Lo que se espera de un proceso de coaching inmobiliario

Como ya se comentó, el proceso del coaching inmobiliario no son sesiones de autoayuda ni de terapias psicológicas, se trata del asesoramiento impartido por un profesional que acompañará y apoyará mediante un viaje lo que uno quiere potenciar de ciertas habilidades. Un coach inmobiliario no enseñará técnicas de venta, ni de marketing o de cómo vender más, el coaching permite conocer las habilidades que no se están potenciando y que estas te puedan ayudar a lograr los objetivos marcados. Si un trabajador ya no disfruta de su trabajo o siente que no está aprovechando sus cualidades, necesita un “empujón” para solucionar esta problemática que propicia el bloqueo de decisiones, es aquí cuando entra la figura del coach inmobiliario.

  • ¿Cuáles son las habilidades que se pueden desarrollar con un coach inmobiliario?

Si estás buscando los servicios de un coach inmobiliario, te daremos algunas pistas de las habilidades que puedes desarrollar después de un proceso de coaching. Evidentemente no se habla de los conocimientos del sector como son las tasaciones inmobiliarias o las técnicas de venta, sino a las facetas de la personalidad de la persona que marcan la diferencia con respecto a la competencia o inclusive entre los colegas de profesión.

    • Iniciativa.- Existen 2 tipos de personas, los que se hacen menos ante los problemas o los que les hacen frente. Ser el segundo tipo no tiene precio al estar en el sector de la inmobiliaria, son muchas las circunstancias las que provocan que no hayan cierres de ventas, hasta el precio de las transacciones suponen cantidades fuertes de desembolso. Las personas positivas suelen ser las proactivas, ya que ven soluciones donde otro sólo visualiza problemas. Otra cualidad de este tipo de persona es que tienen empuje a no desanimarse cuando las cosas no estén yendo bien.
    • Planificación.- La desorganización causa un bajo rendimiento en cualquier profesional, la falta de previsión y acumulación de tareas produce retrasos, afectando de manera directa a la calidad del servicio que se ofrece. Con un proceso de coaching se aprende a marcar objetivos y planificar los pasos para alcanzar la meta.
    • Adaptabilidad.- El buen agente inmobiliario se adapta a la realidad de un mercado en constante cambio, es adaptarse o “morir”. Otra habilidad que va de la mano con el agente es la capacidad de reinventarse, ya que en el sector inmobiliario los cambios suelen ser muy drásticos.
    • Sociabilidad.- Pareciera ser algo frívolo, pero no es opción ser alguien sociable, el agente depende de los clientes.
    • Honestidad.- Característica necesaria e indispensable ya que el agente asume las necesidades del cliente y hasta la de su familia.
    • Trabajo en equipo.- Con el coaching inmobiliario se puede detectar la falta de trabajo en equipo, esta cualidad han potenciado a muchas franquicias.

Fuente: Coanco, Inmogesco