Publicaciones

¿Remate hipotecario?

Publicado 29/07/2019

¿Has escuchado sobre los remates hipotecarios? En el caso que no, te diremos los detalles sobre estas hipotecas y el por qué son tan baratas. Los expertos en la materia mencionan que aparecen en el mercado entre un 20% a 70% menos por debajo del precio normal.

Los remates hipotecarios son inmuebles en buen estado cuyos derechos de hipoteca se encuentran en venta a un tercero ya sea a través de una financiera o institución bancaria. Si el acreditado no tiene la capacidad de pagar a tiempo la hipoteca, procede un remate hipotecario. Mediante este proceso, el banco busca recuperar el dinero del crédito con la propiedad, por ello es que los costos de la propiedad son tan bajos. En pocas palabras, la institución busca recuperar su capital. Por lo general, entre más reciente sea el trámite hipotecario de la casa, mayor será el ahorro para el inversionista, aunque la recuperación del inmueble puede tomar más tiempo de espera. Al comprador le llevará entre 10 meses a 4 años en poder hacer uso de la casa, aunado deberá cubrir los gastos legales que se generen por la recuperación de la vivienda, al igual que el costo del impuesto o servicio que no se haya saldado.

Cabe recalcar que el comprador no cuenta con el derecho de visitar el inmueble en remate, ya que el banco lo que quiere es capital por la casa, un remate hipotecario no se puede obtener mediante de créditos sino mediante un pago de contado. Comúnmente, este tipo de vivienda no le conviene a un comprador ocasional que busca una casa para habitarla por ser compras de alto riesgo, sino que resultan más atractivas para inversionistas que buscan incrementar su cartera comercial.

  • ¿Conviene comprar una casa en remate hipotecario?

Todo dependerá si sabes llevar correctamente el proceso de la mano de un asesor, no dejarte engañar por ofertas maravillosas que pongan en riesgo tu dinero, investiga desde el despacho al que acudiste el estatus de la propiedad y hasta del propietario anterior. Al escuchar la palabra “remate” parece una opción atractiva, en especial cuando escuchas “remate hipotecario”, no obstante, debes conocer a la perfección los pros y contras. Un remate hipotecario es un proceso jurídico en la cual se ordena el remate de un bien debido a que el dueño anterior fue demandado por dejar de pagar el crédito hipotecario otorgado por un banco. Para que la entidad financiera recupere algo del capital o de la inversión, remata la casa.

Estos procedimientos permiten adquirir propiedades con descuento de hasta un 30 o 60% del valor de la casa en el mercado, aunque el proceso dura aproximadamente un año. Quienes optan por esta alternativa son personas que adquieren inmuebles para posteriormente venderlos a comercios. Para obtener una casa bajo este esquema, se deben contar con al menos $300, 000 pesos para el pago de la adjudicación de la propiedad, gastos de avalúo, escrituración, honorarios del despacho, servicios retrasados, ISR, entre otros. El remate hipotecario no se puede pagar con crédito bancario o de Infonavit.

Los errores cuestan, en los remates hipotecarios no hay anticipos o enganches de ninguna forma. Los pagos se realicen a nombre del banco por medio de billetes de depósitos dirigidos a autoridades públicas. Al adquirir la casa, se firman los documentos ante autoridades judiciales y de un notario público. Las operaciones se hacen a nombre del cliente o de quien el cliente desee. Sin embargo, los especialistas recomiendan no desanimarse porque tienen una ventaja más, además del precio, se puede encontrar viviendas en terrenos o lugares con poca oferta comercial donde difícilmente se adquiere una propiedad con estas características. Existen empresas que trabajan en conjunto con los bancos para llevar a cabo los trámites. La salida de estos esquemas funciona como una inversión tradicional: el comprador-inversionista puede revender sus derechos en caso de que no esté interesado en continuar con el proceso y obtener su dinero más la ganancia que llegará con la plusvalía del inmueble en ese momento.

  • ¿Qué se recomienda antes de comprar un inmueble en remate?

Realizar un análisis de mercado con la ayuda de un profesional inmobiliario para conocer el valor comercial de la vivienda y saber si representa una buena inversión o no. Conocer el impacto fiscal de la venta en remate por que el interesado tendrá que pagar el impuesto de adquisición de inmuebles (ISAI) además de los gastos de un abogado que te ayudará en los procesos y en los costos notariales para escriturar la casa.

  • ¿Cuándo se puede tomar posesión de la propiedad?

Cuando se haya liquidado totalmente el precio y que el notario haya tirado la escritura para su firma. Si el antiguo propietario no se presentar a firmar la escritura, el juez la firma en rebeldía. Una vez firmada la escritura, el notario la envía al juez quien notifica al propietario la desocupación del inmueble, luego se le entrega la posesión al nuevo dueño. El proceso suele durar de 8 a 10 meses posteriores a la fecha de la subasta.

Estos son algunos de los puntos a considerar antes de adquirir un remate hipotecario. El principal consejo es asesorarte con un especialista ya que en muchas ocasiones si hay una mala intención por parte de la institución que realiza el remate, podrías caer en un fraude inmobiliario. Analiza muy bien todo el proceso antes de firmar cualquier documento.

Fuente: Tu Casa Express, El Financiero, Expansión y Forbes.